Divulgan detalles de esfuerzos secretos con Cuba durante crisis de los misiles de 1962

En la imagen, el expresidente cubano, Fidel Castro. EFE/Archivo

EEUU CUBA

Washington, 12 oct (EFE).- Las autoridades de EE.UU. han divulgado unas 2.700 páginas de documentos relacionados con la crisis de los misiles en Cuba de 1962, incluyendo detalles de un esfuerzo diplomático secreto con el régimen castrista para retirar los misiles soviéticos de la isla.

El centro de investigación independiente “National Security Archive” (NSA, por su sigla en inglés) difundió hoy en su página web los documentados desclasificados ayer, incluyendo apuntes hechos por Robert F. Kennedy, entonces fiscal general y hermano del presidente John F. Kennedy, durante reuniones sobre seguridad nacional.

El fiscal general jugó un papel clave en las negociaciones para una resolución pacífica a la crisis de 13 días, que fue una de las más graves de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética y estuvo a punto de provocar una guerra nuclear.

La crisis se desató después de que, el 14 de octubre de 1962, un avión espía estadounidense U-2 revelara la presencia de misiles balísticos soviéticos en la isla.

Entre los documentos, facilitados por la Biblioteca Kennedy, figura el borrador de una carta dirigida a Fidel Castro, identificado como el “señor F.C.”, y evaluada el 17 de octubre de ese año, un día después de que el presidente Kennedy se enterase de la existencia de los misiles.

Esa carta, a disposición de los historiadores por primera vez, “desató una cadena de eventos que condujo a una compleja diplomacia entre bambalinas entre Washington y La Habana” en lo que se llegó a considerar “el momento más peligroso en la historia de la Humanidad”, señaló NSA en un comunicado.

La misiva incluía una advertencia a Castro de que al desplegar los misiles balísticos en la isla, los soviéticos “habían generado asuntos graves para Cuba” y que la permanencia de esos misiles provocaría que EE.UU. tomara “medidas de vital importancia para el futuro de Cuba”.

De forma indirecta, el mensaje ofrecía a Cuba una “zanahoria” de negociaciones para mejorar las relaciones “una vez que salieran los soviéticos y sus armas de destrucción masiva”, dijo NSA.

En las etapas iniciales de las negociaciones, sin embargo, los principales asesores del presidente Kennedy lo presionaban para que rechazase ese mensaje a Cuba, porque debilitaría la opción de un ataque aéreo por sorpresa contra la isla.

Kennedy al final optó por una “cuarentena naval de Cuba” para dar tiempo a los esfuerzos por convencer a los soviéticos de que retirasen sus misiles, y ordenó que el Departamento de Estado presentase alternativas diplomáticas para evitar un ataque contra Cuba.

El 25 de octubre de 1962, el Departamento de Estado recomendó un “acercamiento con Castro”, mediante la intercesión de Brasil, con un mensaje que delineaba sus únicas opciones: “el derrocamiento de su régimen, si no su destrucción física”, o “garantías, sin importar si teníamos intención de cumplirlas, de que no llevaríamos a cabo personalmente el derrocamiento del régimen”, si Castro sacaba a los soviéticos y sus misiles de la isla.

El presidente Kennedy aprobó el envío de ese mensaje a Castro al día siguiente, aunque “disfrazado como una iniciativa de paz brasileña enviada por el Gobierno del presidente populista Joao Goulart”, dijo la NSA.

Un emisario brasileño llegó a La Habana el 29 de octubre, ya tarde, pues el día anterior el líder soviético Nikita Jruschov “acordó retirar los misiles, a cambio de una promesa pública del presidente Kennedy de no invadir Cuba, y otra promesa secreta de retirar misiles estadounidenses de Turquía en algún momento en el futuro”, agregó.

Entre los documentos también están apuntes del fiscal general sobre el llamado “Sábado negro”, el 27 de octubre, cuando se temía una guerra nuclear entre las dos superpotencias.

Los detalles del “acercamiento” de la Administración Kennedy con Castro fueron secreto de Estado durante más de 40 años, hasta 2004 cuando se divulgó por primera vez parte del esfuerzo diplomático.

Según Peter Kornbluh, analista de asuntos cubanos de NSA, los documentos de Robert F. Kennedy, desclasificados en el 50 aniversario, “refuerzan la lección histórica clave de la crisis de los misiles: la necesidad y el papel de una diplomacia creativa para evitar la amenaza de un Armagedón nuclear”.