El FMI cree que la recuperación británica llevará más de lo previsto

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. EFE/Archivo

FMI R.UNIDO

Washington, 19 jul (EFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo hoy que la recuperación en Reino Unido llevará más de lo previsto inicialmente y que las políticas gubernamentales podrían no ser suficientes para impulsar el crecimiento.

En la presentación de las conclusiones del artículo IV, el Fondo señala que “la confianza es débil y la incertidumbre alta” y, pese a que se espera que la economía británica crezca un 0,2 % en 2012 y un 1,4 % en 2013, “el actual ritmo de aplicación de políticas será insuficiente para corregir la debilidad económica”.

El FMI recomienda al país potenciar la demanda interna, que experimentará un leve retroceso en 2012, con nuevos estímulos monetarios, más medidas para favorecer la concesión de créditos, reordenación presupuestaria para poder dedicar recursos a inversión pública y reajuste fiscal estructural.

El informe también cree necesario mantener los estabilizadores automáticos -como beneficios fiscales o prestaciones al desempleo- operativos, para proteger a los más pobres de las medidas de consolidación.

Debido a “una expansión relativamente baja con relación al número de recursos infrautilizados”, el FMI considera que el desempleo se mantendrá alto, con el riesgo que supone para la productividad, con una inflación por debajo del 2 por ciento y presiones a la baja.

El FMI tampoco olvida mencionar los riesgos que suponen para la economía británica la crisis de la eurozona y los posibles efectos de contagio por los fuertes vínculos con la moneda única europea.

El sector financiero es otro de los riesgos para la economía de Reino Unido, según el informe, que pide que se fortalezcan las cuentas de la banca, “aumentando capital más que reduciendo activos”, al tiempo que se debe aclarar cómo actuar ante problemas de bancos con riesgo para el sistema.

Asimismo, el informe recomienda intensificar la supervisión de los grande conglomerados financieros y evitar con medidas macroprudenciales los riesgos de burbujas como la inmobiliaria.