Italia tiene que subir el interés para financiarse, pero menos de lo esperado

En la imagen, operadores de bolsa en un banco de Milán, Italia. EFE/Archivo

ITALIA DEUDA

Roma, 28 jun (EFE).- El Tesoro italiano ha logrado colocar esta semana en tres tandas 18.300 millones de euros en deuda a corto, largo y medio plazo y para ello, como se repite desde principios de abril, tuvo que aumentar los tipos de interés ofrecidos, pero no tanto como se esperaba y además recibió una buena demanda.

En una semana donde reina la incertidumbre ante la cumbre de la UE, que comienza hoy, se esperaba que el Tesoro tuviese que disparar los tipos de interés para poder financiarse, pero no ha sido así.

Los analistas destacan cómo la subida del rendimiento en todas las emisiones era esperada y ha sido más discreta de lo que se creía, pero sobre todo la demanda se ha mantenido respecto a las anteriores emisiones y se ha conseguido colocar buena parte de la deuda emitida.

No obstante, pese a los resultados considerados positivos de esta tanda de emisiones, los analistas advierten de que los intereses que está pagando Italia por su deuda “pueden empezar a salirles caro” si siguen aumentando.

En un análisis del diario financiero “IlSole24ore” se explica que Italia paga 4,65 puntos porcentuales más por los bonos decenales que Alemania, y entre 5,1 y 5,3 si se tienen en cuenta la deuda a 3 y 5 años, y que la diferencia entre los intereses que pagan España e Italia son “70 céntimos”.

La gran prueba se esperaba para hoy y el resultado fue mejor de lo esperado, al captar 5.400 millones de euros, poco menos del máximo ofrecido de 5.500, en bonos a 5 y 10 años y a un interés ligeramente superior al de las subastas anteriores.

En detalle, se captaron 2.922 millones de euros, de los 3.000 millones ofrecidos, de bonos con vencimiento en 2022 ofreciendo un tipo de interés del 6,19 %, lo que supone una ligera subida respecto al 6,03% de la emisión del 30 de mayo.

La demanda de los bonos a diez años fue de 3.749 millones y el ratio de cobertura, es decir la proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado, fue de 1,28 veces, mientras que en mayo había sido de 1,40.

El Tesoro colocó la totalidad de los 2.500 millones de euros ofrecidos en bonos con vencimiento en 2017 y el rendimiento que pagó fue del 5,84 %, lo que supone una subida respecto al 5,66 % de la anterior emisión.

La demanda recibida para este tipo de bonos fue de 3.852 millones de euros, con un ratio de cobertura de 1,54 veces, mientras que fue de 1,35 en la subasta del mes pasado.

Tras la emisión de hoy, la más importante en la tanda de tres celebradas esta semana, la prima de riesgo bajaba a los 466 puntos básicos, así como el rendimiento en el mercado secundario de los decenales descendía al 6,18 %.

Una subasta considerada muy positiva por los analistas, que esperaban una mayor subida de los tipos de interés, hizo cambiar de signo a la Bolsa de Milán y el índice selectivo, Ftse Mib, ganaba un 0,1 %.

El martes, el Tesoro colocaba 2.991 millones de euros en bonos a dos años y 914 millones en títulos de tipo variable vinculados a la inflación a 5 y 15 años,

En el caso de los bonos con vencimiento en 2014, tuvo que ofrecer una subida del tipo de interés que llegó al 4,712 %, respecto a la anterior subasta del 28 de mayo que fue de 4,037 %.

Se trataba del interés más alto para una emisión de estas características desde el pasado mes de diciembre, pero se destacó cómo aun no ha superado la barrera psicológica del 5 %.

En la segunda subasta de la semana, se colocaron 9.000 millones de euros en bonos semestrales y con un rendimiento del 2,96 %, respecto al 2,104 % de la emisión del mes pasado.

Los analistas destacaron que, aunque se tuvo que aumentar el rendimiento, la demanda fue de 14.532 millones de euros y con un ratio de cobertura de 1,61 veces, al igual que la de la emisión del mes pasado.