La Policía Nacional de Honduras tiene “indicios” de que el cuerpo hallado es de un periodista

Bomberos hondureños ayudan a rescatar parte de un cuerpo que se supone pertenece al periodista Aníbal Barrow, en el sector de Siboney, en el municipio de Villanueva (Honduras). EFE

HONDURAS PRENSA

Tegucigalpa, 9 jul (EFE).- La Policía Nacional de Honduras tiene “bastantes indicios” de que el cadáver descuartizado hallado hoy en la ciudad norteña de San Pedro Sula es del periodista Aníbal Barrow, secuestrado el 24 de junio pasado.

“Es importante decirles que todo el trabajo que se está haciendo va orientado a poder probar que se trata justamente de nuestro periodista Aníbal Barrow”, dijo este martes en rueda de prensa el comandante de la Policía Nacional, Juan Carlos Bonilla.

El informe científico de los restos corresponde a medicina forense, “pero sí tenemos bastantes indicios que (el cuerpo) está relacionado con la víctima de don Aníbal Barrow”, indicó Bonilla.

El hallazgo de los restos humanos que la Policía presume son del comunicador, de 58 años, se registró este martes en el sector de Siboney, al sur de San Pedro Sula, en una zona pantanosa.

Bonilla afirmó que las autoridades tienen “algunos indicios contundentes, como son una libreta de ahorros que fue encontrada en la escena” y “también la vestimenta” que llevaba el comunicador.

“Pero esto quien lo va a determinar es medicina forense”, reiteró Bonilla.

El jefe policial resaltó que hay al menos diez personas implicadas en el caso, cuatro de ellas en prisión desde la semana pasada, a una de las cuales se le halló el chip del teléfono móvil del periodista.

Las otras seis personas “se pueden estar escondiendo, pero que sepan que la sociedad hondureña y todos en general están volcados a darnos información y nosotros los vamos a capturar”, advirtió Bonilla.

Según el jefe policial, medicina forense ha venido trabajando “con toda la información que brindaron testigos” que al momento del secuestro de Barrow, en las cercanías del Estadio Olímpico Metropolitano, “pasaban por el lugar donde fue interceptado” el periodista.

“También tenemos posibles responsables que ligan al caso. Con el apoyo de la sociedad hemos logrado también identificar a los responsables, y esto demuestra que no va a quedar ningún delito impune, siempre y cuando trabajemos justamente en equipo como lo hemos estado haciendo”, enfatizó Bonilla.

Antes del hallazgo de este martes, las autoridades habían encontrado los restos de otras personas asesinadas, lo que provocó incertidumbre y mayor conmoción porque los familiares y periodistas hondureños creían que podría tratarse de Barrow.

“Nosotros lo que estamos mandando es un mensaje claro, que cuando se trabaja en equipo y lo dejan trabajar a uno, puede dar la respuesta necesaria”, dijo Bonilla en respuesta a la poca información que la Policía Nacional brindó sobre el caso del periodista.

Barrow fue secuestrado el 24 de junio pasado cuando iba en su vehículo con una nuera, un nieto y su chófer, quienes fueron liberados ese mismo día.

Unas dos horas después del secuestro el vehículo fue hallado en un sector de cultivos de caña de azúcar con rastros de sangre y al parecer masa encefálica, además de una perforación de bala en el cristal del lado derecho delantero, donde va el pasajero, cerca de donde hoy se produjo el hallazgo de sus restos.

La televisión local difundió este martes imágenes tomadas en el sitio donde fueron enterrados los restos descuartizados que se presume son del periodista.

El tronco habría sido hallado en una bolsa plástica amarilla, mientras que la ropa estaba en otra, según las versiones de los medios locales.

Entre 2010 y 2013, en Honduras han sido asesinados 28 comunicadores, según el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.