Una misión del País Vasco supervisa en Colombia el retorno de refugiados

La directora de Derechos Humanos del Gobierno vasco, Inés Ibáñez de Maeztu, habla en una entrevista con Efe en Bogotá (Colombia). EFE

COLOMBIA PAÍS VASCO

Bogotá, 13 jul (EFE).- Una misión del País Vasco ofreció hoy sus conclusiones tras una visita de una semana a distintas regiones de Colombia donde hizo un seguimiento de los ciudadanos de este país acogidos al programa de refugiados del Gobierno de Euskadi.

Tres ciudadanos colombianos en situación de riesgo por amenazas se acogieron el pasado año al programa llamado “Acogida Temporal de Defensores de Derechos Humanos”, por el que pudieron residir en el País Vasco durante seis meses.

Se trata de un líder estudiantil del departamento de Sucre (norte), así como dos líderes indígenas del departamento del Cauca (suroeste) vinculados con las organizaciones Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE) y Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

La misión, encabezada por la directora de Derechos Humanos del Gobierno vasco, Inés Ibáñez de Maeztu, y formada por una decena de parlamentarios, defensores de los derechos humanos y académicos del País Vasco recorrió durante unos días los departamentos de Sucre y el Cauca.

En una entrevista con Efe, Ibañez de Maeztu, explicó que la misión “ha encontrado bien” a las tres personas que se habían acogido al programa y que “todas las partes que habían apoyado su viaje a Euskadi han comentado que se ha rebajado la tensión que ellos vivían”.

De este modo, y después de la visita a Colombia, la directora de Derechos Humanos del Gobierno vasco afirmó que el objetivo del programa “se ha cumplido”, ya que la situación que vivían las personas refugiadas a su vuelta es mejor que cuando partieron.

“Ellos vienen arropados por una alerta”, afirmó Ibañez de Maeztu que explicó que si en un futuro vuelven a tener problemas “se va ha generar una alerta sobre su situación” y que esto “les da cierta protección”.

Sobre su estancia en el País Vasco, la directora explicó que los defensores reciben la protección y, a cambio, la sociedad vasca “recibe una sensibilización sobre la situación de Colombia a través de su relato”.

Tras el éxito de esta primera edición del programa, la directora explicó que ya está abierta la segunda convocatoria, con tres nuevas plazas para que ciudadanos colombianos tengan la oportunidad de acogerse.