Varias ONG de Georgia piden a EEUU y a la UE que prohiban la entrada a los implicados en torturas

Familiares de presos se manifiestaban ayer a las afueras de un centro penitenciario en Tiflis, en Georgia. La difusión de un vídeo con torturas de reclusos en una prisión de Georgia ha provoado una ola de manifestaciones en el país. EFE

GEORGIA TORTURAS

Tiflis, 22 sep (EFE).- Un total de 53 ONG de Georgia pidieron a la secretaria norteamericana de Estado, Hillary Clinton, y a la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, prohibir la entrada a sus países a los funcionarios georgianos implicados en el escándalo de las torturas a reclusos, según informan hoy agencias locales.

“No puede ser que esas personas (los funcionarios) queden impunes ante todo el mundo civilizado”, dijo a Efe Irakli Melasvili, uno de los activistas que exigen elaborar una lista negra de los responsables de las torturas en la prisión número 8 de Gldani.

En particular, los demandantes piden incluir en dicha lista al ex ministro del Interior Bacho Ajalaya y a la ex ministra del Sistema Penitenciario del país caucasiano Jatún Kalmajelidze, quienes dimitieron tras la divulgación de un vídeo con imágenes de torturas.

También, figuran en lo que algunos ya han llamado “análogo de la lista Magnitski” el ministro de Justicia, Zurab Adeishvili, y el fiscal general, Murtaz Zodelava.

Además, los sucesores de la dinastía georgiana de Bagratión que residen en el extranjero divulgaron hoy un comunicado en la prensa georgiana en el que tachan de “criminales” a las autoridades georgianas a raíz de lo sucedido.

El líder opositor de Georgia, Bidzin Ivanishvili, pidió la víspera la dimisión del presidente, Mijaíl Saakashvili, tras el escándalo que se desató apenas diez días antes de que arranquen las elecciones parlamentarias en la antigua república soviética.

El vídeo, que incluye palizas e, incluso, la violación de un preso con un palo de escoba, fueron emitidas por dos canales de televisión privados, tras lo cual miles de personas se echaron a las calles de Tiflis y otras ciudades del país para expresar su ira y exigir responsabilidades al Gobierno.

Las imágenes de las torturas fueron grabadas en secreto en la prisión de Gldani, en los suburbios de Tiflis, en el curso de dos años por un funcionario de penal, Vladímir Bedukidze, quien reside actualmente en Bélgica.

Ashton llamó el pasado jueves a las autoridades georgianas a investigar las denuncias de torturas y castigar a los responsables.

El testimonio gráfico de las torturas en la prisión de Gldani ha afectado la reputación del oficialista Movimiento Nacional Unido que se perfilaba hasta ahora como el claro favorito a la victoria en las parlamentarias.