Does Love Have an Age Limit?

 

Por la Dra. Nancy Álvarez

 

“¡Qué vergüenza!… ¡qué vergüenza!…

¡Lo que han hecho los abuelos!…

¡Qué vergüenza!… ¡qué vergüenza!…

¡Qué descaro!… ¡No hay derecho!…”,

 

“Flor de invierno”, Alberto Cortez

 

En mis redes me viven diciendo que es imposible que tenga una vida sexual tan activa, que diga que soy multiorgásmica, y piensan que de los 50 en adelante, tanto los hombres y mucho menos las mujeres pueden tener el mejor sexo de su vida. Yo sólo me río del analfabetismo sexual que hay en el mundo y la ignorancia de lo que está pasando en la ciencia actualmente.

Lo primero es que, con las hormonas bioidénticas, que no dan cáncer ni accidentes cerebro vasculares, entre otros, usted regresa a los 35 años, con deseo sexual, sin problemas de disfunción eréctil en los hombres, sin sofocones en la mujer; sin problemas con sus huesos, concentración y energía. Estas hormonas -en especial, la testosterona-, ayudan a crear músculos y a quemar grasa, protegen la próstata y el corazón…. y un gran etcétera.

Lo segundo son las células madre; regenerando tejidos y órganos, inyectadas directamente en el pene, son una maravilla para la disfunción eréctil. Inyectadas en las articulaciones, previenen la artritis, diabetes, etc.

Lo tercero son los pro-telómeros. Estos alargan los telómeros, lo cual hace que las células se mantengan jóvenes, convirtiéndose en una tremenda herramienta para frenar el envejecimiento.

Cuarto, los suplementos nutricionales como la vitamina B3, que sabemos ya que la podemos producir, hay que beberla de buena calidad. Así como los minerales coloidales, DHEA (la madre de todas las hormonas), entre otros.

Todo esto contribuye a que usted se sienta de 35 años teniendo 60 o más… Los 50 de hoy son los 30 ó 25 de hace unos años.

El sexo nace y muere con la gente, para tener buen sexo existen miles de técnicas que funcionan. Los hombres pueden ser multiorgásmicos, tener orgasmo sin eyaculación; todas las mujeres somos multiorgásmicas. Lo único que el hombre debe hacer es estimular a los pocos segundos de tener el segundo orgasmo, y así seguir hasta que vea fuegos artificiales… ¡Lo que se pierden los ignorantes!

Hay dos cosas importantes a destacar: una es el afán de la sociedad de creerse que la gente de edad no tiene derecho a disfrutar de su sexualidad, que como bien dice la hermosa canción “Flor de invierno”; los hace volar y sentirse que viven. Y la otra es el bendito chisme, las benditas “reglas morales”, que más que beneficio dan dolores de cabeza y culpa. No abogo por una sociedad sin reglas, sino por una sociedad de seres humanos pensantes que revisen sus reglas y las adecúen a los tiempos que estamos viviendo, a los conocimientos científicos actuales, y se cuide que esas “reglas” realmente aporten al ser humano y no que lo limiten.

Creo que todos los viejevos (los viejos que se sienten jóvenes) deben no sólo oír esta canción, sino practicarla, olvidándose de lo que diga “la buena gente del pueblo”. ¡Bravo, Alberto Cortez, eso es verdadero arte!

 

www.nancyalvarez.com

 

Tienda: https://tienda.nancyalvarez.com

FB: DraNancyAlvarez

Twitter: @dranancyalvarez

Instagram: dranancyalvarez

Youtube: nancyalvarez51

 

 

ACERCA DE NANCY ÁLVAREZ

Nancy Álvarez es doctora en psicología clínica con maestría y postgrados en terapia familiar, de pareja y sexual. También tiene una maestría en Programación Neurolingüística (PNL) y es hipnoterapeuta. Actualmente cursa un doctorado en Sexualidad.

Nació en Santo Domingo, República Dominicana. Su show “Quién tiene la razón” es sinónimo de éxito en Estados Unidos y América Latina. Actualmente participa en “Sin rollo ni tapujo”, en Univisión. Junto a su esposo, el Dr. Álvaro Skupin, ha trabajado en el campo de las células madre. Preside en EE.UU. la Sociedad Latinoamericana de Células Madre (Solcema) y es su vocera oficial en el mundo.

Actualmente, es presidenta de Psicoaxis Corporation y de Mother Stem Institute. También ha creado su línea de productos relacionados con la salud física y emocional, entre ellos “Up Chaca Chaca” y “Buen Sleep”.