Barry FragerCollaboratorsImmigration

Can We Deport and Remove All Non-Citizens Who Are in the United States?

¿Podemos deportar y expulsar a todos los no ciudadanos que se encuentren en los Estados Unidos?

 

On November 16, 2021, the Department of Homeland Security (DHS) Secretary Mayorkas responded to Congress that he believes not all 1.2 million illegals with final removal orders should be deported or removed and that not all of these non-citizens have received due process of law. https://nypost.com/2021/11/16/sen-chuck-grassley-blasts-sorry-state-of-affairs-at-border/. At a Senate Judiciary Committee Meeting on Tuesday, Ranking Republican Senator Chuck Grassley questioned Secretary Mayorkas about his September 30, 2021 memo to ICE, CBP & CIS on guidelines for the enforcement of Civil Immigration law and prosecutorial discretion.  https://www.ice.gov/doclib/news/guidelines-civilimmigrationlaw.pdf

Multiple media accounts reported an interesting exchange between Secrtary Mayorkas and Senator Grassley regarding DHS’ enforcement policy. Secretary Mayorkas stated he drew on “tremendous experience not only as a member of the Department of Homeland Security, but as a federal prosecutor” when he issued the enforcement policy.

When asked if any of the 1.2 million people should be deported, Mayorkas said those “who pose a public safety threat, who pose a national security threat, who pose a border security threat,” should be deported from the U.S. At that point the article reports that Sen. Chris Coons, D-Del., defended DHS’s use of “prosecutorial discretion” in deciding which deportation cases to pursue. Coons claimed that “an approach that effectively makes any undocumented immigrant a priority is actually making no one a priority.”

“We cannot remove 1.2 million individuals, nor can we remove more than 11 million undocumented individuals, individuals who are unlawfully present in the United States, who might not have final orders of removal,” Mayorkas added.

“You might be right on that point,” said Grassley, who then repeated his question about whether the September 30, 2021 memo applied to the 1.2 million non-citizens with final orders of removal.

“It certainly does,” Mayorkas said. “However, I would not necessarily accept the fact that all of them have received due process.”

“Should any of them be removed? “Grassley asked. “Of course,” Mayorkas said. “I do believe that individuals who pose a public safety threat, who pose a national security threat, who pose a border security threat, should be removed, and we should be smart and effective in our use of resources, and we should focus on the well-being of our communities and prioritize individuals for removal.”

There s no doubt that our immigration system is broken and desperately needs to be repaired. This can only be done through Congressional legislation which the US President would sign into law. Only certain limited changes can be made through executive order. The ideas on how to solve the U.S. immigration problems may depend on your political party affiliation or personal connection to the immigration issue.

All parties agree that DHS has limited resources, and that we need to prioritize how to use our limited enforcement resources. It is hard to argue against prioritizing non-citizens who pose a public safety threat, who pose a national security threat, who pose a border security threat, instead of arresting those who are contributing members of our society. Congress needs to find a solution to problems that are easy for us to identify and in plain sight. Now our elected officials need to change the law to address these deficiencies in our immigration policies and laws.

 

SPANISH:

 

El 16 de noviembre del 2021, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, respondió al Congreso que él cree que no todos los 1.2 millones de ilegales con órdenes finales de deportación deberían ser deportados o removidos y que no todos estos “no ciudadanos” han recibido el debido proceso de ley (https://nypost.com/2021/11/16/sen-chuck-grassley-blasts-sorry-state-of-affairs-at-border/). En una reunión del Comité Judicial del Senado el martes, el senador republicano de rango, Chuck Grassley, interrogó al secretario Mayorkas sobre su memorando del 30 de septiembre del 2021 a ICE, CBP y CIS sobre las pautas para la aplicación de la ley de inmigración civil y la discreción fiscal (https://www.ice.gov/doclib/news/guidelines-civilimmigrationlaw.pdf).

Varias versiones de los medios informan de un intercambio más interesante entre el secretario Mayorkas y el senador Grassley con respecto a la política de aplicación de DHS. El secretario Mayorkas dijo que se basó en “una tremenda experiencia no sólo como miembro del Departamento de Seguridad Nacional, sino como fiscal federal” cuando emitió la política de aplicación.

Cuando se le preguntó si alguna de las 1,2 millones de personas debería ser deportada, Mayorkas dijo que aquellos “que representan una amenaza para la seguridad pública, que representan una amenaza para la seguridad nacional, que representan una amenaza para la seguridad fronteriza”, deberían ser deportados de los EE. UU. En ese momento el artículo informa que el senador Chris Coons, demócrata por Delaware, defendió el uso de la “discreción procesal” del DHS para decidir qué casos de deportación perseguir. Coons afirmó que “un enfoque que efectivamente convierte a cualquier inmigrante indocumentado en una prioridad, en realidad no convierte a nadie en una prioridad”.

“No podemos remover a 1,2 millones de personas ni podemos remover a más de 11 millones de personas indocumentadas, individuos que están presentes ilegalmente en los Estados Unidos, quienes podrían no tener órdenes finales de remoción”, agregó Mayorkas.

“Puede que tengas razón en ese punto”, dijo Grassley, quien luego repitió su pregunta sobre si el memorando del 30 de septiembre del 2021 se aplicaba a los 1,2 millones de no ciudadanos con órdenes finales de expulsión.

“Ciertamente lo hace”, dijo Mayorkas. “Sin embargo, no necesariamente aceptaría el hecho de que todos hayan recibido el debido proceso”.

“¿Debería eliminarse alguno de ellos?”, preguntó Grassley. “Por supuesto”, dijo Mayorkas. “Creo que las personas que representan una amenaza para la seguridad pública, que representan una amenaza para la seguridad nacional, que representan una amenaza para la seguridad fronteriza, deberían ser eliminadas, y deberíamos ser inteligentes y eficaces en nuestro uso de los recursos, y deberíamos centrarnos en el bienestar de nuestras comunidades y priorizar a las personas para su eliminación”.

No hay duda de que nuestro sistema de inmigración está roto y necesita ser reparado desesperadamente. Esto sólo se puede hacer a través de la legislación del Congreso que el presidente de los Estados Unidos firmaría como ley. Sólo se pueden realizar ciertos cambios limitados a través de una orden ejecutiva. Las ideas sobre cómo resolver los problemas de inmigración de los EE. UU. pueden depender de su afiliación a un partido político o de su conexión personal con el tema de la inmigración.

Todas las partes están de acuerdo en que el DHS tiene recursos limitados y que debemos priorizar cómo utilizar nuestros recursos limitados. Es difícil argumentar en contra de dar prioridad a los no ciudadanos que representan una amenaza para la seguridad pública, que representan una amenaza para la seguridad nacional, que representan una amenaza para la seguridad fronteriza, en lugar de arrestar a aquellos que son miembros contribuyentes de nuestra sociedad. El Congreso necesita encontrar una solución a los problemas que sean fáciles de identificar y que estén a la vista. Ahora nuestros funcionarios electos deben cambiar la ley para abordar estas deficiencias en nuestras políticas y leyes de inmigración.

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button