Business & EconomyCOVID-19FeaturedHealthHuman InterestMid-SouthNewsPoliticsSocial Issues

COVID-19: Quarantine Fatigue, Easing Lockdowns Make Day-To-Day Choices More Complicated

COVID-19: Menos restricciones, pero decisiones más difíciles

Things were so much clearer when just about everything was locked down.

Now, with states lifting coronavirus restrictions piecemeal and by often arbitrary timetables, Americans are facing bewildering decisions about what they should and should not do to protect their health, their livelihoods and their neighbors.

Is it safe to join the crowds at the beach or eat at a restaurant? To visit the elderly parents you haven’t seen in nearly two months? To reopen a struggling business?

In many cases, the less-than-satisfying answer from the experts is: It depends.

“There will never be a perfect amount of protection,” said Josh Santarpia, a microbiology expert at the University of Nebraska Medical Center who is studying the coronavirus. “It’s a personal risk assessment. Everybody has to decide, person by person, what risk they’re willing to tolerate.”

The quandary comes as the confirmed death toll from coronavirus in the U.S. on Tuesday, April 28, surpassed the 58,220 American service members killed in Vietnam, according to Johns Hopkins University. Globally, at least 216,000 have died, thought the true toll is undoubtedly much higher because of limited testing, differences in counting the dead and concealment by some governments.

With the crisis easing in many places, France, Spain and Greece were among the latest countries to announce their plans for restarting their economies. As governments make their moves to reopen businesses and schools, the next decisions made will be personal.

Jill Faust, 53, of Council Bluffs, Iowa, said she would hesitate to eat at an indoor restaurant when such businesses are allowed to reopen in her community Friday.

“We would have to know ahead of time what precautions they’re taking,” she said, citing the way some restaurants may rely on limited seating, well-spaced tables, masks for employees and disposable cups and plates. Even then, she said, it might not be worth the trouble.

“Going to a restaurant to me is this lovely, relaxing experience where you can sit with people and relax and catch up after a long day. If your experience is going to be limited by all these safety concerns, why spend the money?” she said.

In California, Gov. Gavin Newsom said schoolchildren could return to classrooms as early as July, though a formal decision had not yet been made.

President Donald Trump signed a measure ordering meat processing plants to stay open to prevent shortages. Unions responded by accusing the White House of jeopardizing lives and prioritizing cold cuts over workers’ health.

As restrictions loosen, health authorities will be watching closely for any sign of a resurgence of the virus.

On Tuesday, for example, Germany reported an uptick in the infection rate since some small businesses were allowed to reopen just over a week ago. But it was too soon to say whether the loosening was to blame.

Around the world, confirmed infections exceeded 3 million — including 1 million in the U.S., according to the Johns Hopkins tally.

In China, where the pandemic began, cases have slowed to a trickle from the peak in February and March that even forced a delay in the country’s ceremonial parliament meeting. State media reported Wednesday the National People’s Congress would convene on May 22.

In the U.S., the uncertainty ahead was spotlighted in Georgia after businesses such as barber shops and tattoo parlors were given the go-ahead to reopen.

Savannah Mayor Van Johnson said people could find the changes perplexing.

“In reality we’re under a stay-at-home order until April 30,” Johnson said. “Yet you can go get your nails done, you can go get a tattoo, you can go to movie theaters, you can go to bowling alleys. It’s those kinds of things that leave people confused.”

Mixed messages are coming from even the U.S. Congress. The House is scrambling for ways for members to work from home after a revolt over convening during the pandemic, and said they wouldn’t return to the Capitol on Monday. The smaller Senate, however, plans to convene there.

The decisions people make are likely to vary widely depending on where they live, and how close that puts them to known virus clusters. In Georgia, where COVID-19 has killed at least 1,000, many new cases are still being reported.

But even in places with fewer known infections, people are facing uneasy choices.

In Omaha, Nebraska, where businesses can reopen next week, teachers Michelle and Mark Aschenbrenner said they are eager to dine out again. Mark Aschenbrenner has set up an appointment for a long-delayed haircut.

“I think we’re four weeks too early,” he said of the plans to lift restrictions. But “I think I’ll probably still go because we’ve been stuck at home for seven weeks and we’re going stir crazy.”

With warmer weather enticing more people to venture out in the weeks ahead, it will be up to individuals to exercise caution.

“You can’t swear that if somebody happens to cough on the beach chair to your left and then you have a breeze that blows that over across you, that you don’t have the exposure in that way,” said Dr. Marybeth Sexton, infectious-disease specialist at Emory University School of Medicine.

Even following guidelines to maintain 6-foot (2-meter) distances may not be enough. That rule is based on how far a different coronavirus, SARS, spread among airline passengers.

When doctors treated more than a dozen COVID-19 patients at an Omaha hospital, researchers found genetic material from the virus at greater distances — on window ledges, cellphones, in hallways and on toilet seats, Santarpia said.

That doesn’t mean people shouldn’t go out. But they should be very deliberate in doing so, limiting visits with relatives and friends to moments that matter, said Dr. Emily Landon, who leads infection control at the University of Chicago Medical Center.

Mother’s Day — May 10 in the United States — may qualify if Mom lives nearby, she said. But limit the number of people involved and wear masks the entire time. Even if you check to make sure everyone present has been feeling well, accept that there will be risk, she said.

The virus remains a long-term foe. The president of the Japan Medical Association, Yoshitake Yokokura, said he thinks it will be difficult to hold the rescheduled Tokyo Summer Olympics even in 2021 without an effective vaccine.

In the shorter term, it will be up to individuals as much as policymakers to make the decisions that will help chart the virus’ course.

“I think everyone still needs to use their judgment. I’m not having a book club in my house. I’m going to my doctor for an allergy shot because that’s safe to do,” said Landon, the Chicago infection-control expert. “You can try and make it political, make it about freedom, but it’s a virus. It’s biology. Biology doesn’t negotiate.”

 

The Associated Press

 

SPANISH:

 

Las cosas eran mucho más claras cuando casi todo estaba cerrado.

Ahora que los estados están levantando gradualmente las restricciones que impusieron por el coronavirus, los estadounidenses enfrentan numerosas decisiones sobre lo que deben y no deben hacer para proteger su salud, su sustento y a sus vecinos.

¿Es seguro sumarse a las multitudes en la playa o comer en un restaurante? ¿Visitar a los padres ancianos a los que no has visto en casi dos meses? ¿Reabrir un negocio que atraviesa dificultades?

En muchos casos, la poco satisfactoria respuesta de los expertos es: depende.

“Nunca habrá una cantidad perfecta de protección”, dijo Josh Santarpia, un experto en microbiología del Centro Médico de la Universidad de Nebraska que está investigando el coronavirus. “Se trata de una valoración personal del riesgo. Todos tienen que decidir, uno a uno, sobre cuánto riesgo están dispuestos a tolerar”.

Como telón de fondo, la cifra de muertes confirmadas por el coronavirus en Estados Unidos superó el martes, 28 de abril, los 58.220 soldados estadounidenses que fallecieron en la Guerra de Vietnam, de acuerdo con un conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Jill Faust, de Council Bluffs, Iowa, dijo que ella dudaría ir a un restaurante cuando se permita a estos establecimientos reabrir el viernes en su comunidad.

“Tendríamos que saber de antemano qué precauciones están tomando”, afirmó Faust, de 53 años, y señaló que algunos restaurantes podrían recurrir a cupo limitado, mesas bastante separadas unas de otras, uso de mascarillas por parte de los empleados y utilización de tazas y platos desechables. Incluso así quizá no valga la pena, apuntó.

“Para mí ir a un restaurante es una experiencia encantadora y tranquilizante en la que uno puede sentarse con personas, relajarse y ponerse al tanto después de un largo día. Si esta experiencia va a estar limitada por todas esas preocupaciones de seguridad, ¿para qué gastar dinero?”, manifestó.

Estas decisiones serán más frecuentes en las próximas semanas a medida que las autoridades en Europa y Estados Unidos procedan a reabrir escuelas y negocios.

A medida que los países disminuyan sus restricciones, las autoridades de salud estarán muy pendientes ante cualquier indicio de un rebrote del virus.

El martes, por ejemplo, Alemania informó de un incremento en la tasa de contagios desde que se autorizó la reapertura de algunos pequeños negocios hace poco más de una semana. Sin embargo, es demasiado pronto para atribuir ese aumento a la disminución en las restricciones.

A nivel mundial, el número de contagios confirmados rebasa los 3 millones —de los que 1 millón corresponden a Estados Unidos—, y la cifra global de muertes confirmadas supera las 210.000, según la Universidad Johns Hopkins. Se cree que la cifra real es mucho mayor debido a la cantidad limitada de pruebas, las discrepancias en el conteo de muertos y el ocultamiento de parte de gobiernos.

En Estados Unidos, la incertidumbre se hizo patente en Georgia, donde el martes se autorizó la reapertura de diversos negocios, como peluquerías y salas de tatuaje.

El alcalde de Savannah, Van Johnson, dijo que los cambios podrían causar perplejidad en las personas.

“En realidad continuamos bajo el decreto de permanecer en casa hasta el 30 de abril”, declaró Johnson. “Pueden ir a que les hagan las uñas, un tatuaje, ir al cine, a jugar boliche. Este tipo de cosas confunden a la gente”.

Las decisiones que adopten los estadounidenses posiblemente varíen dependiendo de dónde vivan y qué tanto se exponen donde se han registrado muchos casos. Georgia, donde el COVID-19 ha dejado al menos 1.000 muertos, continúa registrando muchos casos nuevos.

Pero incluso en lugares con pocas infecciones conocidas, la gente enfrenta decisiones incómodas.

En Omaha, Nebraska, donde los negocios podrán reabrir la semana entrante, los maestros Michelle y Mark Aschenbrenner dijeron estar ansiosos por regresar a los restaurantes que frecuentaban. Mark hizo una cita para que le corten el pelo.

“Creo que nos hemos adelantado cuatro semanas”, dijo respecto a los planes para levantar las restricciones. “Pero creo que probablemente aun así iré porque hemos estado metidos en casa por siete semanas y nos vamos a volver locos”.

 

Fuente: The Associated Press

 

Fatiga de cuarentena: el distanciamiento social flaquea en EE.UU. y temen un rebrote

Estados Unidos nunca se encerró del todo, pero, aun así, el país ingresó en su séptima semana de dispar y tibio aislamiento con claros síntomas de “fatiga de cuarentena”. A medida que el hartazgo de la gente avanza, y los estados empiezan a relajar restricciones y a permitir que vuelvan a abrir los negocios, más personas empezaron a moverse con mayor amplitud.

Un análisis de la Universidad de Maryland concluyó que, desde mediados de abril, luego de Semana Santa, la gente empezó a alejarse cada vez más de su casa, luego de vivir poco más de un mes en “aislamiento”, y el distanciamiento social comenzó a flaquear, un giro que, para los epidemiólogos, atenta contra la ofensiva desplegada para frenar la pandemia del nuevo coronavirus.

“Durante las primeras cinco, seis semanas desde mediados de marzo, nos fue bien. El distanciamiento social aumentó, o se mantuvo estable”, describió a LA NACIÓN Lei Zhang, director del Instituto de Transporte de Maryland en la Universidad de Maryland. “Luego, el martes, 14 de abril, después de Pascua, por primera vez comenzamos a observar una caída en el distanciamiento social. No es en uno o dos estados, es en todo el país”, alertó.

Zhang dirige un proyecto vital en la batalla contra el coronavirus. Su equipo diseñó una base de datos que permite analizar el movimiento de la gente en todo el país tomando datos de los teléfonos celulares. Con esa información, construyeron un índice de distanciamiento social que va de 0 -la vida antes de la pandemia- a 100, el “distanciamiento social perfecto”. Estados Unidos, donde nunca se implementó una cuarentena nacional estricta como en Italia, Francia, España o la Argentina, llegó a 51. Pero a mediados de abril empezó a caer, y el viernes pasado el índice bajó hasta 44, con una notable dispersión territorial: en Washington, D.C., se ubicó en 69, el pico para el país, mientras que Wyoming, un estado rural, donde la gente suele moverse más que en las ciudades, tuvo el peor registro, 23. En el sur y en el centro es más bajo que en las costas.

Para Zhang, el giro fue “un poco desconcertante” porque el distanciamiento social logró aplanar la curva de contagios. Estados Unidos pareció bajar la guardia. “Estamos viendo fiebre de la cabaña o fatiga de cuarentena. No es fácil quedarse en casa, especialmente tener que quedarse en casa por más de un mes. Es un cambio de comportamiento importante”, indicó. El análisis de Zhang confirmó además que el país nunca paró del todo.

“Nuestros datos muestran que aún más de la mitad de los estadounidenses no se quedan en su casa. Y miramos otros datos, como el tráfico. En todo Estados Unidos, los vehículos que circulan por las rutas bajó aproximadamente un 20 por ciento. No nos estamos distanciando socialmente a los niveles de otros países”, indicó.

Largo aislamiento

El encierro a medias de Estados Unidos comenzó el 16 de marzo, casi dos meses después de que se registraran las primeras muertes por COVID-19 en el país. Ese día, el presidente Donald Trump presentó sus “lineamientos” para imponer el distanciamiento social y le pidió a los norteamericanos que se queden en su casa, salvo para tareas esenciales, como compras en el supermercado o la farmacia. Los estados empezaron a emitir después, uno tras otro, sus propias órdenes de confinamiento.

El análisis de la Universidad de Maryland confirmó el creciente cansancio que parecen sufrir los norteamericanos con la política, un fenómeno atado a lo que psicólogos llaman “fiebre de las cabañas”, o “cabin fever”: un estado emocional que conjuga irritabilidad, apatía, pérdida de motivación, angustia y un sentimiento de vacío y soledad causado por un aislamiento prolongado en un mismo lugar.

Una reciente encuesta de la agencia AP indicó que un 61% de los norteamericanos respalda las órdenes de permanecer en su casa, mientras que sólo el 12% cree que van demasiado lejos. Pero entre los republicanos ese apoyo es menor: un 22 por ciento, cree que las órdenes son muy duras. Ese mayor rechazo se vio en las protestas que despuntaron en varios puntos del país en las últimas semanas, en las que se pudo ver con claridad que la mayoría de los manifestantes eran también simpatizantes del presidente Donald Trump.

“Creo que es seguro, aunque sea una carga para todos”, dijo Carl, de 65 años, jubilado, afroamericano, quien vive ahora con su hermana, mientras mataba el tiempo en un banco en Logan Circle, una de las plazas de Washington. En un día frío y nublado, Logan Circle estaba casi vacía. Pero un día de sol suele estar atestada de gente, sobre todo los fines de semana. Carl se mostró “¿Viste esa m. en California? Abrieron las playas, se llenó de gente. No lo ves en Nueva York. Nueva York es un pueblo fantasma, nadie en las calles”, describió.

Varios estados ya comenzaron a transitar el camino de la reapertura. Georgia, Mississippi, Tennessee, Oklahoma y Carolina del Sur se convirtieron en los primeros lugares, en el sur del país, en permitir que ciertos negocios vuelvan a operar, como restaurantes, peluquerías, salas de bowling, cines, salones de belleza o locales de tatuajes.

Zhang ha compartido sus números con epidemiólogos y dice que están preocupados por el declive del distanciamiento social porque eso lleva a nuevos contagios. “Después de una o dos semanas, eso significa un aumento de nuevos casos, y más muertes”, advirtió.

 

Sources/Fuentes: La Nación, The Washington Post

 

 

 

Related Articles

Back to top button
Close
Close