YIHADISTAS SIRIA

Damasco, 4 mar (EFE).- Decenas de yihadistas se entregaron hoy a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) en la localidad de Al Baguz, último reducto del Estado Islámico en el este de Siria y sobre el que la alianza militar encabezada por las milicias kurdas mantiene una ofensiva desde el pasado viernes.

Fuentes de las FSD y del Observatorio Sirio de Derechos Humanos informaron de que además de los combatientes, cientos de civiles abandonaron esa población de la que han salido miles de personas en las últimas semanas, la mayoría familiares de los integrantes del grupo radical.

Un comandante de las FSD, Diyuar Idlib, aseguró a Efe que 250 miembros del EI en su mayoría iraquíes se entregaron hoy en las afueras de Al Baguz, mientras que el Observatorio rebajó esa cifra a 150 combatientes de nacionalidades diferentes.

Idlib señaló que un total de 1.500 personas salieron hoy de la última área que controlan los radicales, en su mayoría mujeres y niños, mientras que la ONG con sede en Londres cifró en 400 los que abandonaron la zona.

El comandante detalló que esos centenares de personas llegaron a las posiciones de las FSD en Al Baguz Tahtani, en el sur de la localidad, y empezaron a ser trasladados a bordo de camiones hacia un punto ubicado a unos 20 kilómetros al norte de Al Baguz, donde son registrados y separados.

Los niños y mujeres son llevados al campamento de desplazados de Al Hol, en la provincia de Al Hasaka, mientras que los hombres se dirigen a centros de detención de las FSD para ser interrogados e investigados para establecer si son miembros del EI.

Idlib destacó que “la salida de un gran número de combatientes evidencia que no van a poder resistir y quizás se entreguen en breve”, al verse rodeados por las FSD y bajo el fuego de las milicias y la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Las FSD dieron comienzo el pasado viernes a la batalla final para tomar el control del último territorio habitado que está aún en manos de los yihadistas en Siria, donde tienen presencia en algunas zonas desérticas del centro del país.

Antes de lanzar la ofensiva, miles de personas abandonaron Al Baguz y fueron evacuadas por las milicias, que aseguraron que no atacarían la localidad hasta la salida de todos los civiles.