EEUU UNIVERSIDAD

Miami (EE.UU.), 15 oct (EFE).- La Escuela de Negocios de la Universidad de Miami (UM) lleva desde este martes el nombre de Patti y Allan Herbert en agradecimiento a una donación de 89 millones de dólares que le permitirá avanzar en sus objetivos de contribuir a la prosperidad global y ser una de las 25 mejores del mundo en 2025.

Con este regalo, los Herbert han donado en vida más de 100 millones de dólares a UM, donde se conocieron en 1954 cuando ambos eran alumnos de la Escuela de Negocios.

Es “un voto de confianza” para una entidad que forma parte del programa internacional One MBA junto a universidades de Brasil, México, China y Holanda, dijo John Quelch, decano de la desde hoy llamada The University of Miami Patti and Allan Herbert Business School o, para abreviar, Miami Herbert Business School.

Quelch dijo que su escuela tiene el compromiso de descubrir y propagar un conocimiento “transformador” de los negocios que ayude a alcanzar “una prosperidad sostenible mundial” y la donación de los Herbert va a permitir avanzar en ese objetivo y en el de convertirse en una de las 25 mejores escuelas de negocios en el año 2025.

En un principio Patti Hebert quería que este regalo a UM fuera a nombre de su esposo, pero él le dijo que no le gustaba la idea si no estaban los dos juntos también en esto, porque sus vidas han sido siempre “una sociedad”, señala un comunicado.

UM “es algo muy especial para nosotros. Aquí nos formamos, hicimos amigos para toda la vida, adquirimos dotes de liderazgo y nos encontramos para convertirnos en socios de vida”, dijo Allan Herbert en el comunicado publicado por la universidad privada con sede en Coral Gables (Miami-Dade).

La pareja se casó en 1958 y ha desarrollado exitosas carreras, él en el sector de los seguros y ella en el inmobiliario.

Desde ahora el nombre de ambos está asociado a una escuela en la que se han formado y se forman numerosos latinoamericanos, procedentes de todo el subcontinente pero con una gran proporción de venezolanos, según dijeron a Efe fuentes de UM.

“Patti y Allan Herbert han mostrado una pasión indomable y un compromiso profundo por su ‘alma mater’ en las pasadas seis décadas con su apoyo a una serie de facultades, escuelas y programas a lo largo de ese periodo”, dijo el presidente de UM, el exministro mexicano Julio Frenk.

“Siempre han puesto el éxito de nuestros estudiantes por encima de todo y su donación más reciente va a ayudar a las generaciones futuras”, indicó Frenk.

La Escuela de Negocios no es la única institución de UM que lleva el nombre de los Herbert. El Centro de Bienestar del campus de Coral Gables -uno de los tres con que cuenta esta universidad- también se llama como ellos desde el año 2008.

Su generosidad también ha beneficiado a las áreas de medicina, de música, de enfermería y estudios de salud, de derecho, de educación y desarrollo humano, de atletismo, de estudios americanos, de arte y de asuntos estudiantiles y relaciones con los alumnos.

Los Herbert no se conforman con ayudar a la escuela en la que se conocieron, sino que también tratan de espolear a otros para que lo hagan con iniciativas como el Desafío Herbert, por el que se han comprometido a igualar, hasta un máximo fijado, las donaciones de otros filántropos.

El decano de la Escuela de Negocios agradeció el respaldo de los Herbert y destacó su importancia en momentos en que esa institución cuenta con un máster sobre Negocios Sustentables con certificado STEM, el primero de su clase y ofrecido en colaboración con la Escuela de Ciencias Atmosféricas y Marinas Rosenstiel y con la Escuela de Arquitectura y la Facultad de Ingeniería.

Como parte del máster se han creado diez nuevos cursos y está prevista la creación de un Centro de Negocios Sustentables.

Parte del dinero de la donación de los Herbert será usado para los proyectos de crear centros de excelencia dedicados a la innovación y el emprendimiento, al liderazgo y las gobernabilidad, a la toma de decisiones, tecnología y analítica de los negocios y estrategia y operaciones globales.

También servirá para impulsar iniciativas ya existentes dedicadas al campo de los negocios de salud e inmobiliarios, a mejorar y modernizar las instalaciones con el fin de atraer a los mejores alumnos y a hacer de la Miami Herbert Business School una escuela de negocios global.