EGIPTO DDHH

El Cairo, 6 dic (EFE).- Egipto acusó hoy a la ONU de “fabricar mentiras” sobre la situación de los derechos humanos en el país, después de que la relatora especial de Naciones Unidas por el Derecho a la Vivienda, Leilani Farha, efectuase una visita y condenase “la intimidación y represalias” contra las personas que entrevistó.

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio aseguró que se ha visto “sorprendido por los intentos de la relatora de fabricar mentiras desde el primer momento de su llegada a El Cairo y crear crisis en diferentes reuniones”.

Afirmó que el informe de la ONU, publicado el 4 de diciembre, incluye “hechos falsos y inventados”, así como “alegaciones nulas” que no tienen relación con la política del Estado respecto a la vivienda.

La relatora de la ONU visitó Egipto desde el 24 de septiembre al 3 de octubre, con el objetivo de supervisar el plan de vivienda en el país como “componente del derecho para una vida adecuada y a la no discriminación en este contexto”.

Farha se mostró “alarmada” por “los desalojos forzosos, las demoliciones de hogares, arrestos arbitrarios, intimidación y represalias contra las personas” con las que se reunió.

“Me sorprende que, después de mi misión, varias familias de dos comunidades que visité han sufrido un desalojo forzoso, en contra de las leyes internacionales de derechos humanos. Se han demolido inmuebles de varios pisos, se han arrojado muebles a la calle y se ha dejado a los residentes sin hogar”, denunció la relatora.

Se mostró, además, “decepcionada” por no haber tenido acceso a la isla de Waraq, en la provincia de Giza, vecina a El Cairo, “donde hay conflicto entre los residentes y las autoridades por las expropiaciones y las demoliciones”.

Igualmente, expresó su “esperanza” en que se llegue a “una solución” para los residentes que se han visto desalojados por las demoliciones de sus viviendas debido a un plan de construcción en el área de Maspero, en el centro de El Cairo.

Ante todo ello, el Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio criticó el texto de la ONU por “no mostrar el plan del Gobierno de construir 600.000 viviendas sociales y que ha terminado la mitad de estas residencias en un tiempo récord”.

Además, Egipto acusó a Farha de haberse puesto “en contacto con el canal Al Yazira, conocido por su apoyo a las organizaciones terroristas”.

La cadena catarí Al Yazira está vetada en el país ya que se le acusa de estar apoyada por la cofradía de los Hermanos Musulmanes, considerado “terrorista” por Egipto.