BRASIL INFRAESTRUCTURA

Sao Paulo, 13 ago (EFE).- Empresas españolas participarán en una subasta en el mes de octubre para la construcción y concesión de dos líneas ferroviarias en Sao Paulo, según adelantó este martes Joao Doria, el gobernador de ese estado brasileño, el más rico, poblado e industrializado del país.

“Se trata de dos líneas que soportarán carga y pasajeros. Puedo adelantar que habrá una competencia internacional muy robusta. Habrá empresas españolas, alemanas, japonesas y chinas”, afirmó Doria en una encuentro con corresponsales extranjeros en Sao Paulo, en el que participó la Agencia Efe.

Aunque no precisó una fecha concreta ni el nombre de alguna empresa participante, el gobernador informó que la licitación se celebrará previsiblemente en octubre de este año, tras haber recibido el visto bueno del Ministerio de Infraestructura de Brasil.

Uno de los proyectos que será subastado será el que prevé una línea ferroviaria que unirá la ciudad litoral de Santos, que alberga el mayor puerto de Brasil, con la región conocida como ‘Vale do Paraiba’, situada en la parte oriental del estado de Sao Paulo.

La otra conectará las ciudades de Sao Paulo, Indaiatuba y Campinas.

La expansión y mejora de la malla ferroviaria brasileña es uno de los ejes de la agenda de infraestructuras del Gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con el objetivo de reducir el transporte por carretera, rebajar el “Coste Brasil” y dar más eficiencia al traslado de mercancías en el país.

Doria, a quien muchos analistas políticos le sitúan como un posible candidato presidencial para las elecciones de 2022, gobierna desde el pasado 1 de enero el estado de Sao Paulo, el más industrializado y poblado de Brasil, responsable por un tercio de la riqueza total generada en el gigante suramericano.

También es uno de los líderes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y durante la campaña electoral del año pasado se alineó con Bolsonaro, aunque, tras siete meses en el poder, ha iniciado un cierto distanciamiento con respecto al líder ultraderechista.

No obstante, al igual que el mandatario, defiende una política de corte liberal basada en un tamaño reducido del Estado y un amplio plan de privatizaciones y concesiones de activos públicos.