FRANCIA INMIGRACIÓN

París, 4 ene (EFE).- El Gobierno francés anunció hoy la elaboración de un plan de acción con el Reino Unido para reforzar los controles en el Canal de la Mancha y frenar el aumento exponencial de tentativas, por parte de inmigrantes, de cruzarlo en pequeñas embarcaciones en los dos últimos meses de 2018.

“La perspectiva del ‘brexit’ no altera para nada la necesidad de nuestros dos países de reforzar nuestra cooperación bilateral para poner en marcha medidas concretas y coordinar la lucha contra la inmigración ilegal”, destacó el ministro francés del Interior, Christophe Castaner, en un comunicado.

Tras mantener una conversación telefónica con su homólogo, Sajid Javid, el pasado domingo, Castaner anunció hoy que sus ministerios preparan en la actualidad los “elementos precisos” del proyecto, que vendrá a completar las medidas nacionales con las que cada país hace frente a la situación.

Javid se comprometió a mantener el apoyo financiero y el despliegue de medios técnicos de detención y prevención de tentativas de salidas irregulares al mar, mediante drones, radares y videovigilancia.

Hoy se ha sabido que el Reino Unido ha enviado a un buque patrullero a las aguas del Canal de la Mancha para evitar el paso de inmigrantes desde Francia.

Los ministros acordaron también en su conversación el refuerzo de la coordinación de las patrullas marítimas.

Interior señaló que en 2018 se registraron 71 tentativas de traspaso en embarcaciones “no adaptadas” en el Canal de la Mancha, de las cuales 57 tuvieron lugar durante noviembre y diciembre.

De los 504 migrantes que lo intentaron, “en su mayoría iraníes”, 228 fueron interceptados por las autoridades francesas, que achacan el aumento al refuerzo de la seguridad en los puertos del ferry y en las instalaciones del eurotúnel.

Además, las prefecturas de la región del Norte y del departamento Pas-de-Calais han lanzado un nuevo plan para luchar contra este fenómeno.

Ambos servicios se coordinarán para mejorar los controles aéreos de la marina nacional, de la gendarmería y de la aduana, así como la vigilancia en el puerto de Boulogne-sur-Mer y de Calais y la seguridad en las playas.

Se sensibilizará también a los gerentes de tiendas de material náutico para controlar su venta, y se reforzará la lucha contra las redes de traficantes para sistematizar el tratamiento judicial de individuos detenidos en el mar y garantizar el desmantelamiento de estas mafias.