Knock Out Your New Year’s Resolutions with Action Plans

 

Presentado por/Presented by Erica Perkins, Health Promotion Coordinator at Church Health (Coordinadora de Promoción de la Salud en Church Health)

 

Seas o no de esas personas que establecen sus resoluciones de Año Nuevo, todos tenemos objetivos de superación personal o hábitos que nos gustaría cambiar. Pero a menudo, incluso cuando tenemos las mejores intenciones, sólo un pequeño porcentaje de nosotros realmente cumplimos y hacemos realidad nuestras resoluciones. Esto nos puede dejar sintiéndonos frustrados y desanimados.

Pero el problema usualmente no está en nosotros; en cambio, el problema es a menudo el objetivo en sí y cómo lo abordamos. En Church Health, nuestros asesores de salud trabajan con nuestros pacientes y nuestro personal en la creación de “planes de acción”, que pueden ayudar a hacer que esos objetivos grandes y abrumadores sean más alcanzables.

La planificación de la acción implica tener un objetivo a largo plazo y dividirlo en acciones pequeñas, específicas, a corto plazo, que se desarrollen unas sobre otras y nos mantengan en la dirección correcta. Entonces, en lugar de intentar hacer cambios drásticos en nuestro estilo de vida de la noche a la mañana, elige una pequeña cosa para comenzar y luego responde estas preguntas:

¤ ¿Qué vas a hacer?

¤ ¿Cuánto vas a hacer?

¤ ¿Cuándo vas a hacerlo?

¤ ¿Con qué frecuencia lo vas a hacer?

Tomemos, por ejemplo, la resolución de Año Nuevo favorita de todos: el ejercicio. En lugar de sólo decir “quiero hacer más ejercicio este año”, tu plan de acción podría ser “durante las próximas dos semanas caminaré durante 15 minutos, después del trabajo, tres veces a la semana”. Esa es una actividad específica orientada a la acción, y es una meta medible a corto plazo. Al final de esas dos semanas, evalúa cómo te fue: qué salió bien, qué fue desafiante y qué podrías cambiar. Luego, escribe otro plan de acción que se base en el anterior. Al ver tus objetivos de esta manera te podrás preparar para el éxito y mantenerte en movimiento hacia tu meta a largo plazo.

Recuerda, un cambio significativo en el estilo de vida tiene que ver con el progreso, no con la perfección.

 

ENGLISH:

 

Whether or not you’re a New Year’s resolution type of person, we all have goals for self-improvement or habits that we’d like to change. But often, even when we have the best of intentions, only a small percentage of us actually follow through and make our resolutions a reality. This can leave us feeling frustrated and discouraged.

But the problem is usually not with us; instead, the problem is often the goal itself and how we approached it. At Church Health, our health coaches work with our patients and our staff on creating “action plans,” which can help to make those big, overwhelming goals more achievable.

Action planning involves taking a long-term goal and breaking it down into small, specific, short-term actions that build on each other and keep us moving in the right direction. So, instead of trying to make drastic lifestyle changes overnight, pick one small thing to start with and then answer these questions:

¤ What are you going to do?

¤ How much are you going to do?

¤ When are you going to do it?

¤ How often are you going to do it?

Take, for example, everyone’s favorite New Year’s resolution: exercise. Instead of just saying, “I want to exercise more this year,” your action plan might say “For the next two weeks, I will walk for 15 minutes, after work, three times a week.” That’s a specific, action-oriented, and measurable short-term goal. At the end of those two weeks, evaluate how it went – what went well, what was challenging, and what you could change. Then, write another action plan that builds upon the previous one. Approaching goals in this way can help set you up for success and keep you moving toward your long-term goal.

Remember, meaningful lifestyle change is about progress, not perfection.