EEUU MODA

Los Ángeles (EE.UU.), 9 nov (EFE).- Estrellas como Halle Berry o Zendaya ya han vestido las creaciones de Teresa Helbig, pero ahora esta modista española desembarca con todas las ganas del mundo en Los Ángeles para conocer en persona el mercado estadounidense, y mostrar colecciones con carácter que hilan tradición y modernidad.

“Estamos todo el equipo súper ilusionados”, confesó Helbig a Efe en su primera experiencia californiana.

“Después de trabajar 25 años muy duro en España, donde las cosas están funcionando bien, esto es como nuestro ‘teaser’ (adelanto) y vamos a ver qué pasa”, dijo sobre este plan de internacionalización que ha llevado a esta pequeña pero muy prestigiosa firma catalana hasta el corazón de Hollywood.

Con un fabuloso entusiasmo por su llegada a Los Ángeles, y también una pizca de desconcierto todavía por el “jet lag”, Helbig estiró el tiempo estos días para cuadrar reuniones con estilistas, dar entrevistas en el emblemático hotel Chateau Marmont, y, sobre todo, “poner cara” a sus clientes en Los Ángeles.

Uno de los puntos subrayados en su agenda era un “trunk show”, una presentación con venta directa de prendas a clientes en un formato más íntimo que un desfile normal, que tuvo lugar en CHURCH, una boutique de Melrose Avenue en West Hollywood.

La conexión “hollywoodiense” es clave en la aventura americana de Helbig, que también ha vestido a figuras como Daisy Ridley, Olivia Wilde o Priyanka Chopra.

“Decidimos Los Ángeles por tres cosas muy importantes”, explicó.

“Una, el buen rollo y la energía que hay en esta costa me parecen bestiales. Otra, cada vez tenemos más clientas. Y el tercer motivo es que el ‘feedback’ que tenemos con estilistas y las ‘celebrities’ cada vez es mejor (…). Aquí apuestan por el talento no solo local sino que están atentos a todas partes. Yo siempre he sido muy fan de Nueva York, pero me está gustando mucho esta ciudad”, añadió.

No es fácil para una firma como Teresa Helbig lograr espacio en un mundo competidísimo como el de Hollywood, en el que gigantes de la moda luchan a codazos por brillar en la alfombra roja.

Internet y el trabajo con una agencia californiana que hace de intermediaria facilitan el contacto con Hollywood, pero la modista destacó que quizá a las estrellas les haya gustado encontrar algo singular y preciado en sus diseños.

“Nosotros somos realmente una empresa micro, una empresa familiar. Pero hacemos un producto que da muchísimo valor al ‘savoir faire’, a crear piezas únicas y especiales, donde el talento en los tejidos está en las propias manos que los construyen. Hay mucha investigación y mezclamos mucho la modernidad y la tradición”, argumentó.

“Ese es nuestro mercado, nuestro hueco: la gente que prefiere algo con más personalidad. Y eso ha ocurrido con las ‘celebrities’: que no tenga logo, que sea una marca nicho, pero que realmente la prenda les seduzca”, añadió.

La exposición que da Hollywood a una diseñadora puede ser enorme, tanto en el mundo real como en las redes sociales, aunque Helbig contó que nunca sabe cuándo una famosa ha elegido uno de sus modelos y solo se entera ya cuando lo ve en los medios.

Pero en lo que sí puede tener una información inmediata es en su encuentro estos días con clientes, socios y estilistas angelinos.

“Hay vida, las prendas gustan. El otro día, en una cena, todo el mundo estaba fascinado con el tipo de construcción de tejidos, las cosas de nivel de artesanía tan brutal, que tienen mucho rollo. Decimos siempre que ‘una mujer Helbig no pasa desapercibida’ (lema de la marca). Pues bien, creo que ellos también han visto este punto en nuestras prendas”, señaló.

Presumiendo de “otra filosofía” en la moda, que vaya sin prisas, más concienciada con el medioambiente y con cierta concepción “romántica”, Helbig declaró que una de sus metas es crear “vestidos atemporales”, que “quince años después” saques del armario “y te vayan a gustar”.

Y mirando ya a otros sueños internacionales, tal vez apuntando a México, Helbig destacó su confianza en el talento español.

“Necesitamos constancia, esfuerzo, trabajo, pasión y dedicación. Eso es lo que hace que se te abran las puertas”, aseguró.

David Villafranca