UE COMPETENCIA

Bruselas, 17 dic (EFE).- La Comisión Europea (CE) impuso hoy una multa de 39,8 millones de euros a la empresa textil Guess por restringir a los vendedores minoristas la posibilidad de realizar publicidad en internet y ventas transfronterizas a consumidores en otros Estados miembros de la Unión Europea.

“Los acuerdos de distribución de Guess intentaban impedir que los consumidores de la UE compraran en otros Estados miembros obstaculizando a los minoristas hacer publicidad y vender en el extranjero”, declaró en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

La política danesa añadió que esas prácticas permitían a la compañía mantener “de forma artificial” precios minoristas altos, sobre todo, en Europa Central y del Este.

Según explicó la CE, Guess opera un sistema de distribución selectivo en el Espacio Económico Europeo (EEE), donde vendedores minoristas autorizados son elegidos de acuerdo con un criterio de calidad.

Si bien las firmas en el EEE son libres de establecer su sistema de distribución, Bruselas indicó que esos mecanismos deben cumplir las normas comunitarias de competencia.

Así, los consumidores deben tener la opción de comprar a cualquier distribuidor minorista autorizado por una empresa, también más allá de las fronteras de su Estado miembro.

Al mismo tiempo, el comerciante minorista debe tener la libertad de ofrecer los productos en internet, promocionarlos y venderlos en otros países de la UE y fijar sus precios de reventa.

En junio del año pasado, la CE abrió la investigación sobre Guess, que ahora ha concluido que los acuerdos de distribución de la compañía limitaban la capacidad de los minoristas autorizados de usar la marca “Guess” para la publicidad vinculada a las búsquedas realizadas en Internet.

También restringían la venta en línea sin una autorización específica previa de Guess, que no la concedía en función de criterios de calidad concretos.

Además, los minoristas no tenían permitido vender a consumidores localizados fuera del territorio asignado al propio minorista autorizado.

Igualmente, no podían realizar ventas cruzadas entre mayoristas y minoristas autorizados ni decidir de manera independiente el precio minorista al que comercializaban los productos Guess.

Los acuerdos permitían a la firma dividir el mercado europeo, y la Comisión aseguró haber detectado que los importes al por menor en Europa Central y Oriental (Bulgaria, Croacia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia) eran, de media, entre un 5 % y un 10 % superiores a los de Europa Occidental.

Por tanto, la CE concluyó que esas prácticas, vigentes entre el 1 de enero de 2014 y el 31 de octubre de 2017, privaron a los consumidores europeos de uno de los beneficios principales del mercado único europeo: la posibilidad de realizar compras transfronterizas para acceder a una mayor y mejor oferta.

El Ejecutivo comunitario precisó que Guess colaboró en la investigación “más allá de su obligación legal” y, por ese motivo, redujo la multa en un 50 %. EFE

jug/mb/si

(Más información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)