MONTAÑISMO RETO PELAYO VIDA ANDES 2019

Sajama (Bolivia), 7 oct (EFE).- Después de superar el huracán en el campo base y el trayecto de 7 horas hasta el campo avanzado a 5.800 metros de altitud, llegó el momento definitivo para las 6 mujeres supervivientes del cáncer del Reto Pelayo Vida Andes 2019: el asalto del Nevado Sajama (6.542 metros).

A primeras horas de la siguiente madrugada, las españolas Vicky, Raquel, Felisa, Estrella y Begoña y la mexicana Rina partirán desde el campo avanzado hacia la cumbre, situada a 6.542 metros, el punto más alto de Bolivia y décimo volcán más alto del planeta.

Fue difícil dormir a 5.800 metros, pero las tres cordadas con las expedicionarias saldrán al salto de la cima, aún con ciertas molestias por el mal de altura en algunas de ellas. A la hora prevista de salida, 1 de la madrugada, la previsión del tiempo es de 18 grados bajo cero y viento de 30 kms/hora.

“Es aconsejable tomar infusiones con galletas y dulces, no café ni leche, algo ligero para cargar las pilas. Tras cargar las mochilas el grupo atravesará el campo alto para afrontar la canaleta, un pasillo cóncavo esculpido en roca en cuyo interior hay hielo ó roca, o las dos cosas”.

La canaleta tiene 120 metros de largo y una pendiente del 55 grados, un tramo muy expuesto, con un vacío de 1.000 metros. Tardaremos en atravesarla una hora. La dificultad añadida es la posibilidad de desprendimientos de roca en los lugares que no hay nieve”, explica el boliviano Marco Capriles, jefe de cordada.

Hasta la cumbre aún quedarán obstáculos importantes, como los “penitentes”, bloques de hielo verticales que salen entre las rocas en la cota 6.000, y las grietas que deberán sortear ya con la cumbre a la vista, a veces con un vacío de 150 metros.

Superadas las grietas espera la cima, una superficie muy plana, donde según Capriles “6 campos de fútbol”. En esa superficie se celebró un partido de fútbol de 30 minutos cuando la FIFA cuestionaba la idoneidad de los campos bolivianos por su excesiva altitud. Entonces pusieron porterías de plástico.

Está previsto, que si todo marcha bien, la expedición haga cumbre entre las 8 y las 9 de la mañana de este martes. Se esperan vientos a esa hora de 20 kms/hora y temperatura de 22 bajo cero. El Reto Pelayo espera desplegar su bandera y hacer oír la voz de las mujeres contra el cáncer en el techo de Bolivia, desde donde se puede divisar el océano en los días más claros.

Las dudas tampoco faltan. “Superados los 6.100 metros de altitud no sabemos cómo se van a comportar el cuerpo y la mente. En este caso la mente es la que juega un papel más importante. El cuerpo te puede decir que no puedes y el cuerpo que sí”, comenta Capriles.

La suerte está echada para el Reto Pelayo Vida Andes 2019. En pocas horas a luchar contra el Sajama, el coloso de Bolivia que no se ha separado de la vista de las expedicionarias en los últimas días.

Carlos de Torres