UE CUMBRE

Bruselas, 28 may (EFE).- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, subrayó este martes que, por primera vez, en la Eurocámara salida de las últimas elecciones europeas los populares y socialdemócratas no suman una mayoría, pero descartó dar nombres de personas que puedan ocupar puestos como la presidencia de la Comisión o el Consejo.

“Por primera vez desde que existe el Parlamento Europeo no hay mayoría con dos partidos y, por tanto, se da la necesidad de construir otra cosa, un nuevo proyecto que represente lo que el pueblo europeo ha elegido. A ese respecto, la nueva fuerza central de progreso que estamos construyendo tendrá evidentemente un rol y una responsabilidad importantes”, declaró el mandatario liberal a su llegada a una cumbre informal de líderes europeos en Bruselas.

En la cita de esta noche los dirigentes analizarán los resultados de los comicios, en los que los liberales fueron el tercer partido más votado en toda la Unión Europea y lograron 109 escaños, mientras que la suma de socialdemócratas y populares no consiguió una mayoría de escaños en la Eurocámara.

En la cumbre, los jefes de Estado y de Gobierno debatirán la renovación de los principales cargos de las instituciones de la Unión Europea tras los resultados de las elecciones.

El club comunitario hace frente a un fin de ciclo y en los próximos meses deberá nombrar nuevos presidentes de la Comisión Europea (CE), el Consejo Europeo, la Eurocámara y el Banco Central Europeo.

Preguntado por si apoyaría a uno de los favoritos para convertirse en presidente de la CE, el actual negociador de la UE para el “brexit”, Michel Barnier, Macron aseguró que prefiere no hablar de nombres.

“No quiero que hoy hablemos de nombres. (…) Pienso que debemos tener en cuenta lo que ha salido de las urnas, lo que el pueblo europeo ha expresado; y debemos también tener responsables que tengan la credibilidad necesaria para poder actuar”, afirmó.

Sobre otra de las aspirantes a la presidencia de la Comisión, la comisaria de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager, indicó que forma parte como Barnier o el cabeza de lista de los socialdemócratas, el holandés Frans Timmermans, y “otros” de “personas que tienen esas competencias” para poder actuar.

“Pero no quiero tener hoy un debate sobre el nombre, quiero un debate sobre el proyecto, las prioridades y el criterio”, constató.

El presidente galo también destacó la participación en los comicios, que subió hasta el 50,4 %, por encima de las últimas convocatorias electorales a la Eurocámara.

“Hemos tenido a nivel europeo una tasa de participación que no se había obtenido desde hace veinticinco años”, subrayó.

En cuanto a los resultados de los comicios, en los que también creció el partido de Los Verdes, consideró que demuestran la importancia de responder a “la urgencia climática”, en un momento en el que proliferan las manifestaciones para exigir a los Gobiernos actuar contra el cambio climático.

En relación con el auge de la ultraderecha en países como Italia, Polonia y Francia, señaló que “por todas partes los extremos crecen” debido al “miedo, las mentiras, la ayuda de las potencias extranjeras que quieren destruir el proyecto europeo o nuestra incapacidad para aportar una respuesta eficaz a lo que piden nuestros conciudadanos”.

Aun así, resaltó que esa subida no es “un descubrimiento de estas elecciones” europeas y puso como ejemplo la fortaleza de la extrema derecha en los comicios celebrados los últimos años en Francia.

“Hay una mayoría posible sin los extremos. Eso no se daba por hecho hace algunos meses”, señaló.