FÚTBOL LIBERTADORES BOCA-RIVER

Buenos Aires, 4 nov (EFE).- Ante la sanción de la Conmebol al entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, será Matías Biscay quien esté en el banquillo del equipo ante Boca Juniors en los dos partidos de la final de la Copa Libertadores 2018.

Biscay es íntimo amigo de Gallardo y su hombre de mayor confianza en el nutrido cuerpo técnico del club de Núñez.

Con 13 años de relación profesional, Biscay acompaña a Gallardo desde su inicio como entrenador, en el Nacional uruguayo, y al igual que lo hará ante Boca, ocupó el lugar del ‘Muñeco’ en la vuelta de la final de la Copa Libertadores de 2015, cuando River goleó por 3-0 al Tigres mexicano y alzó por tercera vez el máximo trofeo del fútbol continental de clubes tras una espera de 19 años.

Como futbolista, Biscay surgió en las divisiones inferiores de River Plate y luego de su debut como profesional en 1995 solo disputó siete partidos con la banda roja en el pecho, aunque integró la plantilla que al año siguiente logró el segundo título del club en la Copa Libertadores.

Luego de un paso fugaz por Huracán, donde estuvo hasta 1998, la corta carrera del asistente de Gallardo -hijo del exárbitro argentino Juan Carlos Biscay-, incluyó una temporada en el Lugano suizo y dos en el Compostela español antes de colgar las botas.

Biscay, de 44 años, siempre ha sido amante de la táctica futbolística y hace un culto del perfil bajo. En la final frente a Boca sumará dos encuentros más a los seis en los que ha reemplazado a Gallardo en los recientes tres años.

Al frente del conjunto ‘millonario’, Biscay está invicto con una marca de cuatro triunfos (3-0 a Tigres en la Libertadores 2015, 2-0 a Rafaela en el Campeonato 2016, 3-0 a Racing en la Superliga 2018 y 2-1 a Gremio en la Libertadores 2018) y dos empates (1-1 con el Juan Aurich peruano y 2-2 frente a Tigres, ambos por la Copa Libertadores de 2015).