YEMEN CONFLICTO

Riad, 14 may (EFE).- Las autoridades saudíes denunciaron hoy un ataque con drones a dos estaciones de bombeo de petróleo de la compañía estatal Aramco, que provocaron un incendio tras causar un “daño limitado” en una de las instalaciones en la región de Riad.

El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales, Jalid Al Falih, dijo que el ataque con drones se produjo entre las 6.00 y 6.30 hora local (entre 3.00 y 3.30 GMT) en dos estaciones en Dawadmi y Afif, en la región de Riad, según indicó la agencia oficial SPA.

Señaló que la estación de bombeo número ocho sufrió un incendio “que fue controlado por Dios”, después de que el ataque causara un “daño limitado”.

Al Falih indicó que Aramco ha interrumpido el suministro de crudo por el oleoducto que lleva el petróleo desde la zona oriental al puerto occidental de Yanbu.

Las autoridades saudíes denunciaron que el ataque atenta contra la seguridad en el suministro energético mundial, y señaló como autoras a las milicias yemeníes hutíes, apoyadas por Irán.

“El Reino condena este ataque cobarde (…) que no tuvo como objetivo sólo el reino, sino la seguridad en el suministro de energía a todo el mundo y la economía internacional”, indicó el mensaje.

Agregó que el ataque confirma la “importancia de hacer frente a todas las organizaciones terroristas que realizan esto actos de sabotaje, entre ellos los hutíes en Yemen, apoyados por Irán”.

Los ataques por parte de los rebeldes hutíes en el Yemen contra instalaciones y objetivos saudíes son habituales y forman parte del conflicto bélico que vive esa nación árabe desde hace cinco años.

En diciembre de 2014 los rebeldes hutíes ocuparon Saná y otras provincias del país y desalojaron del poder al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido por la comunidad internacional y que se exilió en Riad.

Arabia Saudí, al frente de una coalición internacional en la que también participa Emiratos Árabes Unidos, se involucró en el conflicto en 2015 tomando parte por Hadi contra los hutíes, a los que acusa de estar apoyados por Irán.

Los ataques contra instalaciones saudíes se producen en un momento de incremento de la tensión en el Golfo Pérsico tras el supuesto sabotaje de cuatro barcos el pasado fin de semana en aguas de la Zona Económica Exclusiva emiratí.

Esos actos se produjeron apenas tres días después de que Estados Unidos advirtiera de que este tipo de incidentes podrían darse y mientras varios barcos de guerra estadounidenses, entre ellos el portaaviones Abraham Lincoln, se trasladan a la zona.

Estados Unidos afirmó que tomó la decisión de trasladar los buques debido a “indicaciones” de que Irán se prepara para “llevar a cabo operaciones ofensivas contra fuerzas e intereses estadounidenses en la región”, algo que ha rechazado Teherán.