ALEMANIA UE

Berlín, 8 nov (EFE).- La presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reclamó este viernes “coraje” a los europeos, a quienes se dirigió este viernes desde Berlín para explicar los retos a los que se enfrenta la UE, y aprovechó para elogiar el papel histórico de la OTAN como “paraguas protector” del continente.

En su “Discurso de Europa”, pronunciado cerca de la Puerta de Brandeburgo en la víspera de la conmemoración del treinta aniversario de la caída del Muro de Berlín, la política alemana conservadora elogió esa aportación de la OTAN “a la libertad y la seguridad” del continente.

Contrastaron sus palabras con las críticas a la “muerte cerebral” que a la alianza atlántica le diagnosticó el jueves el presidente francés, Emmanuel Macron. En su intervención Von der Leyen explicó que la OTAN será lo que sus socios quieran que sea, pero defendió su vigencia y su función.

El discurso de Von der Leyen, pensado como compendio de líneas programáticas del que será su desempeño como líder de la Comisión Europea, incluyó alusiones a los valores de la Unión Europea, al ejemplo que ha sido para el mundo en diversas áreas y al orgullo que debe representar para los europeos.

A estos les dijo que el “brexit”, la salida decidida de la UE por parte de los ciudadanos del Reino Unido, antes que una desgracia es una oportunidad.

Aseguró que el “brexit” ha tenido una consecuencia “paradójica”, que consiste en haber hecho “más fuerte” a la Unión Europea, que asume sin el Reino Unido “una posición común consolidada”.

Añadió que la decisión de ese país de abandonar la UE no ha provocado “el comienzo de un proceso de destrucción de la Unión Europea, al contrario”.

“Así como somos diferentes, en las negociaciones del ‘brexit’ los 27 países de la UE están unidos. Sin cinismo, sin malicia, una posición consolidada común”, declaró Von der Leyen.

“Todos lamentamos que nuestros amigos británicos quieran abandonar la UE. Pero la experiencia del ‘brexit’ ha puesto en evidencia a muchos que dudan de la UE, lo que tienen en la UE”, agregó.

Las referencias a la crisis climática y al reto que plantea fue una parte principal de su intervención y Von der Leyen aseguró que propondrá cuando asuma el cargo aprobar una ley de protección del clima con el fin de movilizar inversiones por valor de un billón de euros en los próximos diez años.Aseguró que la Unión Europea puede convertirse en el año 2050 en “el primer continente con neutralidad climática” del mundo y que propondrá la “primera ley de protección del clima” para transformar ese objetivo político “en derecho vinculante”.

“Necesitamos inversiones. Propondré un plan de inversiones para una Europa preparada para el futuro y transformar partes del Banco Europeo de Inversiones en un banco de protección climática”, agregó.

Von der Leyen explicó que la intención es “movilizar en inversiones un billón de euros en los próximos diez años y apoyar la proteccción del clima en todos los ámbitos políticos y económicos”.

Pero no perdió de vista los retos geopolíticos que se le plantean a Europa y alertó de que Rusia “mueve por la fuerza las fronteras establecidas en Europa” e intenta llenar el vacío dejado por Estados Unidos en el Viejo Continente.

Von der Leyen dijo que cuando cayó el Muro de Berlín muchos pensaron que “la victoria de la democracia liberal era imparable”.

“Hoy tenemos que reconocer que nuestra autosatisfacción era una ingenuidad”, admitió antes de añadir: “Pienso en Rusia. El Kremlin mueve por la fuerza las fronteras establecidas en Europa e intenta llenar cada vacío que deja Estados Unidos”.

“Y pienso en China -agregó Von der Leyen-, donde las esperanzas de aproximarse al modelo occidental no se han cumplido”, especialmente para los millones de jóvenes que viven en aquel país.

Como dijo horas antes junto a la canciller alemana, Angela Merkel, defendió que la ampliación de la UE hacia los Balcanes va “en nuestros intereses” y recordó que a Macedonia del Norte y Albania, que desean ingresar en el club europeo, “les hemos pedido mucho (…) han cumplido todo y ahora tenemos que cumplir con nuestra palabra y empezar las conversaciones para el ingreso”.

Porque si no, advirtió, serán otros los que llenen ese espacio, “ya sean China o Rusia, Turquía o Arabia Saudí”.

Javier Alonso