BOLSA WALL STREET

Nueva York, 13 sep (EFE).- Wall Street seguía hoy sin rumbo y a media sesión el Dow Jones, su principal indicador, sumaba un leve 0,03 % mientras sus otras dos referencias registraban números rojos un día después de cerrar con nuevos récords históricos.

Ese índice progresaba ahora 7,49 puntos hasta 22.126,35 enteros, mientras que el selectivo S&P 500 restaba un 0,03 % hasta 2.495,67 unidades y el índice compuesto del mercado Nasdaq bajaba un 0,07 % hasta 6.449,57 puntos.

Hacia el ecuador de la jornada los operadores en el parqué neoyorquino seguían sin encontrar un rumbo claro, un día después de que las tres principales referencias de Wall Street terminaran con nuevos máximos históricos.

Los inversores estaban pendientes de las negociaciones sobre la reforma fiscal en Estados Unidos, donde el presidente, Donald Trump, urgió hoy al Congreso a aprobar con rapidez un plan que, dijo, contempla el “mayor” recorte de impuestos en la historia.

Por otro lado, el Departamento de Trabajo publicó antes de la apertura que el índice de precios al productor (IPP) subió un 0,2 % en agosto tras el leve descenso del mes anterior, lo que dejó el incremento acumulado en el último año en el 2,4 %.

Los sectores en Wall Street seguían divididos entre los descensos del de materias primas (-0,88 %), el sanitario (-0,46 %), el industrial (-0,27 %), el tecnológico (-0,19 %) o el financiero (-0,10 %) y los avances del energético (0,59 %).

Chevron (0,89 %) lideraba las ganancias en el Dow Jones, por delante de Walt Disney (0,88 %), Walmart (0,81 %), Intel (0,75 %), McDonald’s (0,71 %), General Electric (0,63 %), UnitedHealth (0,54 %), Coca-Cola (0,50 %) o Home Depot (0,43 %).

Al otro lado de la tabla encabezaba las pérdidas Cisco Systems (-1,20 %) por delante de Apple (-1,20 %), Caterpillar (-0,73 %), Visa (-0,64 %), Pfizer (-0,54 %), Travelers (-0,51 %), Johnson & Johnson (-0,37 %), Boeing (-0,34 %) y 3M (-0,21 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a 48,98 dólares, el oro bajaba a 1.326,4 dólares, la rentabilidad de la deuda pública a diez años progresaba al 2,186 % y el dólar ganaba terreno al euro, que se cambiaba a 1,1883 dólares.