Barry FragerCollaboratorsHuman InterestImmigrationMid-SouthPolitics

What Changes Can We Expect from the November 2020 Elections?

¿Qué cambios podemos esperar de las elecciones de noviembre del 2020?

 

By/Por Barry L. Frager

Frager Law Firm, P.C.

 

After adjusting to the past 3 years of volatile changes in immigration policy and enforcement under the Trump administration, it is fair to ask, “What lies ahead for immigrant communities?” Would a Joe Biden administration be different for immigrants? If Trump gets reelected, would a Trump administration be harsher during the next 4 years than they are today? Both are fair questions to ask.

During the presidential primaries, candidate Biden promised a moratorium on deportations and removals from the United States for the first 100 days of his presidency. After that, he would allow removals of only those persons who have been convicted of a felony. It sounds clear that candidate Biden is saying that felons would get deported and everyone else would get to stay. Biden stated, “I saw the pain in the eyes of so many people who had their families being deported. I know what it is like to lose family members. It was painful.”

There is no doubt that there are many differences that would occur in a Biden administration. He has pledged to end the Trump administration’s policy of having certain asylum seekers wait in Mexico while their claims for asylum are considered in the United States. A Biden administration would be friendly to the idea of “sanctuary cities,” which would allow witnesses of crimes to come forward to the local police without fear of being apprehended and turned over to immigration authorities. It would soften the rigid policy that the Trump administration is seeking that any local detainee who is not a United States citizen should be turned over to ICE before being released.

We know that another 4 years of a Trump administration would further erode rights and protections that the immigrant communities have fought for through the last decade. The policies that many immigrant activists see are aimed at reducing the number of legal immigrants coming to the United States and at making it easier to deny intending immigrants as a “public charge” or otherwise find the applicant ineligible for lawful permanent residence or naturalization.

A re-elected Donald Trump would be emboldened to continue that attack on the current legal immigration system. It is unlikely that a Trump administration would pursue comprehensive immigration reform since they would not even assist on the easy items, DACA and TPS.

Even if the Biden campaign rhetoric is “too good to be true,” whatever softening occurs would be, by comparison, a relief for the immigrant communities. Make no mistake, the solutions to these problems will not easily be solved. But the chances of a more “immigrant-friendly” comprehensive immigration reform bill are much better under a Biden administration. And the party who has control over the House of Representatives as well as the Senate have equally important roles to play. Congress would likely insist on stronger I-9 enforcement, such as E-Verify.

It is the duty of every U.S. citizen to vote in the upcoming elections, including November 3, 2020. There is so much at stake as to who we are, as a people, as we enter this new decade.

 

SPANISH:

 

Después de ajustarse a los últimos 3 años de cambios volátiles en la política de inmigración y la aplicación de la ley bajo la administración de Trump, es justo preguntar: “¿Qué les espera a las comunidades de inmigrantes?” ¿Sería diferente la administración de Joe Biden para los inmigrantes? Si Trump es reelegido, ¿será más dura su administración durante los próximos 4 años que en la actualidad? Ambas son preguntas justas que hacer.

Durante las primarias presidenciales, el candidato Biden prometió una moratoria sobre deportaciones y traslados de los Estados Unidos durante los primeros 100 días de su presidencia. Después de eso, permitiría el traslado de sólo aquellas personas que hayan sido condenadas por un delito grave. Parece claro que el candidato Biden dice que los delincuentes serían deportados y todos los demás podrían quedarse. Biden declaró: “Vi el dolor en los ojos de tantas personas cuyos familiares fueron deportados. Sé lo que es perder a miembros de la familia. Fue doloroso”.

No hay duda de que la administración de Biden sería muy diferente. Él se ha comprometido a ponerle fin a la política de la administración de Trump de hacer que ciertos solicitantes de asilo esperen en México mientras sus solicitudes de asilo son consideradas en los Estados Unidos. Una administración de Biden sería amigable con la idea de “ciudades santuario”, lo que permitiría a los testigos de crímenes presentarse a la policía local sin temor a ser detenidos y entregados a las autoridades de inmigración. Suavizaría la rígida política de la administración de Trump que busca que cualquier detenido local que no sea ciudadano de los Estados Unidos sea entregado a ICE antes de ser liberado.

Sabemos que otros 4 años de una administración de Trump erosionarían aún más los derechos y las protecciones por las que las comunidades inmigrantes han luchado durante la última década. Las políticas que muchos activistas inmigrantes conocen tienen como objetivo reducir el número de inmigrantes legales que vienen a los Estados Unidos y hacer que sea más fácil rechazar a los inmigrantes que puedan ser una “carga pública” o hasta encontrar al solicitante no elegible para la residencia permanente legal o la naturalización.

Un Donald Trump reelegido se envalentonaría para continuar ese ataque al actual sistema legal de inmigración. Es poco probable que una administración de Trump persiga una reforma migratoria integral, ya que ni siquiera ayudaría en los artículos fáciles, DACA y TPS.

Incluso si la retórica de la campaña de Biden es “demasiado buena para ser verdad”, cualquier ablandamiento que ocurra sería, en comparación, un alivio para las comunidades inmigrantes. No se equivoque, las soluciones a estos problemas no se resolverán fácilmente. Pero las posibilidades de un proyecto de ley de reforma migratoria más “amigable para los inmigrantes” son mucho mejores bajo una administración de Biden. Y el partido que tiene el control sobre la Cámara de Representantes y el Senado tiene papeles igualmente importantes que desempeñar. El Congreso probablemente insistiría en una aplicación más estricta de la I-9, como el E-Verify.

Es deber de todos los ciudadanos de EE.UU. votar en las próximas elecciones, incluso en las del 3 de noviembre del 2020. Hay mucho en juego en cuanto a quiénes somos, como personas, al entrar en esta nueva década.

 

 

* Esta columna contiene consejos generales sobre las leyes de inmigración. Nada en esta columna establece una relación de abogado-cliente. Si usted quiere saber de su situación específica, le invitamos hacer una cita con nuestra firma llamando al (901) 763-3188 ext. 221Para más información, visite www.fragerlaw.com.

 

 

Related Articles

Back to top button
Close
Close