Empowering Women Is Not Enough

 

Por la Dra. Nancy Álvarez

 

La violencia contra la mujer, así como la violencia en la familia y en el mundo, sigue subiendo como sube la pasta cuando la ponemos en agua hirviendo. Sin embargo, las redes, la televisión, los cineastas, los productores -tanto de películas como de televisión-, etc., intentan constantemente “vender” temas sumamente agresivos y violentos.

Cuando mi hija vino a Estados Unidos a estudiar cine, un profesor le dijo en clase a todos los alumnos que deberían hacer películas de sexo fuerte y violencia si querían vender y hacer dinero. Yo me puse furiosa y me quejé en la universidad; yo pagando tanto dinero para que un estúpido le diga algo así a una muchacha de 17 años y a todos sus compañeros de clase. Ese evento nos ayuda a entender por qué al  abrir un periódico, encender la televisión para ver un noticiero o buscar una película en una plataforma… le puede subir la presión.

Creo que cada día se pone peor. El motivo es multi-causal, como todo lo que sucede con los seres humanos y las sociedades; que son la suma de todas las familias que componen dicha sociedad. ¿Ha pensado qué le estamos dejando a nuestros pequeños?

¿Dónde se origina y cómo podemos hacer algo que verdaderamente funcione y que baje esos números de feminicidios, abuso, etc., que dan miedo?

Empecemos con los hechos:

1) La mujer hizo su liberación femenina (aún en proceso), pero el nuevo masculino… apenas asoma tímidamente la cabeza.

2) Sin trabajar con el hombre, se pondrá cada día peor… y no lo estamos haciendo.  Mientras más empoderamos a la mujer, sin preparar al hombre, peor se pone la cosa. Hemos educado al varón diciéndole que es un macho si practica las tres P: preñador, protector y proveedor; lo cual en este siglo sólo logra que éste se paralice cada vez más ante esa mujer independiente, que trabaja, que a veces gana más que él, que le molesta que intenten protegerla o las que no quieren hijos y mucho menos casarse. Ya los hombres no saben qué hacer, es difícil ser hombre en este tiempo.

3) Los modelos que arrastramos y seguimos copiando.

Nuestras familias son modelos que copiamos y además nos enseñan mucho sobre nuestras relaciones significativas, el manejo del poder, los roles, etc.

La religión y las iglesias en general, sobre todo la católica, donde la mujer no es valorada; por ejemplo, no puede ser sacerdote.

* La cosificacion de la mujer

* La hipersexualidad

* La falta de una verdadera educación sexual

* La pérdida de los valores

* El irrespeto por la mujer

Y un gran y peligroso etcétera. Esto va mucho más allá de empoderar a las mujeres, es hora de hablar a calzón quitao y actuar o las consecuencias serán incontrolables… Estamos en una gran crisis mundial que ha sido muy mal enfrentada.

Como pueden ver todos somos responsables. Exponer las causas y dar las soluciones para implementar ya y dejar de hablar es un asunto sistémico que nos incluye a todos, no tenemos opción. ¡Tenemos que actuar!

 

www.nancyalvarez.com

Tienda: https://tienda.nancyalvarez.com

FB: DraNancyAlvarez

Twitter: @dranancyalvarez

Instagram: dranancyalvarez

Youtube: nancyalvarez51

 

ACERCA DE NANCY ÁLVAREZ

Nancy Álvarez es doctora en psicología clínica con maestría y postgrados en terapia familiar, de pareja y sexual. También tiene una maestría en Programación Neurolingüística (PNL) y es hipnoterapeuta. Actualmente cursa un doctorado en Sexualidad.

Nació en Santo Domingo, República Dominicana. Su show “Quién tiene la razón” es sinónimo de éxito en Estados Unidos y América Latina. Actualmente participa en “Sin rollo ni tapujo”, en Univisión. Junto a su esposo, el Dr. Álvaro Skupin, ha trabajado en el campo de las células madre. Preside en EE.UU. la Sociedad Latinoamericana de Células Madre (Solcema) y es su vocera oficial en el mundo.

Actualmente, es presidenta de Psicoaxis Corporation y de Mother Stem Institute. También ha creado su línea de productos relacionados con la salud física y emocional, entre ellos “Up Chaca Chaca” y “Buen Sleep”.