Is Rivalry Stronger than Female Solidarity?

 

POR/BY LAURA POSADA

Life coach, escritora y conferencista

 

 

Cuántas veces no hemos escuchado decir a una mujer: “Yo prefiero tener amigos hombres, no confío en las otras mujeres”. O nos hemos enterado de que una mujer que creíamos era nuestra amiga, está hablando mal de nosotras a nuestras espaldas. O hemos sufrido acoso por las redes sociales, proveniente de ¡otras mujeres! De hecho, según un estudio de la empresa inglesa Demos, el 50 por ciento de los comentarios misóginos que reciben las mujeres en Twitter viene de otras mujeres. Es un dato realmente preocupante.

Y una se pregunta: ¿Es la rivalidad femenina más fuerte que la solidaridad femenina? ¿Por qué esta absurda competencia entre nosotras? ¿Es que acaso creemos que, al acabar con nuestras hermanas, podremos surgir y llegar más alto nosotras? Eso no es así.

Yo tengo años trabajando con otras mujeres, algunas en situaciones francamente difíciles, en mis conferencias motivacionales y retiros de fin de semana de #Los40sonlosnuevos20, y me he planteado la misión de levantarlas, animarlas, motivarlas e inspirarlas para que sean la mejor versión de sí mismas, se conviertan en mujeres guerreras y exitosas y tengan una vida más sana, feliz y plena. Con base en esas experiencias, hoy quiero ofrecerte los siguientes tips:

Reconoce la raíz del problema: Muchas veces esta rivalidad se origina en la envidia, ya sea que la sintamos nosotras o que seamos el blanco de los celos de las demás. Si eres tú quien la siente, reconócela sin culpa, ya que es un sentimiento natural en el ser humano, pero haz todo lo posible por superarla, aumentando tu autoestima, enfocándote en tu propia vida para, independientemente de las demás, conseguir lo que TÚ deseas.

Sé tú el factor de cambio: Aunque es posible que sintamos la tentación de criticar a otra mujer por hacer algo que consideramos inapropiado para nuestro género, piensa que puedes ser tú esa persona que promueve la solidaridad, la cordialidad, la aceptación y la diversidad, y evítalo. Eso te distinguirá de las demás y te ayudará a afianzarte en tu propio género e identidad y a llevarte mejor con las mujeres que te rodean.

Fomenta la “sororidad”: Este término del latín “soror” (hermana) se refiere a una alianza intrínseca entre mujeres que favorece la confianza, el reconocimiento mutuo y el apoyo. Es una palabra que está de moda, gracias a interesantes movimientos de solidaridad femenina como el #MeToo. Puedes unirte a clubes o grupos de apoyo de mujeres, presenciales o en internet, para crear y aumentar los vínculos con otras mujeres y trabajar más con base en lo que nos une que en lo que nos separa.

Derribemos juntas hoy ese muro de rivalidad y construyamos un futuro mejor para todas, entre todas.

 

@PosadaLifeCoach

http://www.lauraposada.com