The Cultural Word: Its Value in Society

 

Por Verónica V. Herrera (Ramírez Pisani), M.Ed.

Language & Research Skills Teacher

Public Speaking Coach

www.culturephilanthropy.org

@workcommunity

 

La palabra es el discurso de nuestra lógica, nuestro razonamiento. La Palabra Cultural (PC) es el reflejo de lo que desarrollamos en la mente. Los patrones culturales que respetamos como valores personales y comunes son el mensaje que se transmite a través de nuestra palabra cultural. Esto quiere decir que lo que sale de nuestra boca es un testimonio hacia la humanidad y lo que prometemos es un certificado de nuestras intenciones. Nuestra palabra es una inversión hacia la prosperidad.

Las intenciones que reflejamos en nuestro obrar pueden reflejar paz o violencia. Si usamos palabras negativas, críticas constantes, o hacemos promesas que no podemos cumplir, entonces estamos difamando nuestra propia cultura. La clave está en saber que todo se puede solucionar a través de una buena charla; las cosas se conversan.  La persona que usa su palabra para cubrir la realidad o engañar a quien lo escucha no está beneficiando a nadie y eso es un retraso para la sociedad. Usemos un ejemplo cotidiano: ¿Qué gana un vendedor de autos en cobrarle de más por el valor de un auto a una persona? La persona que compra pierde dinero, la tienda pierde la confianza del cliente y una futura venta. No se desarrolla lealtad hacia la marca del vehículo y, a la final, ni siquiera el vendedor se beneficia porque esa ganancia no va directamente a su bolsillo. Todos pierden.

La Palabra Cultural habla por muchos. La prosperidad nada más se alcanza cuando se siembra confianza. El valor de nuestra herencia ante la sociedad se puede medir por el mensaje de la Palabra Cultural. Ante todo, seamos voceros de la verdad, no busquemos aprovecharnos de nadie y tomemos cada oportunidad que se nos da para usar nuestra voz como una forma de enseñarle a otros el tesoro de nuestras tradiciones y lo mucho que valemos como miembros de nuestra cultura.

 

#CulturePhilanthropy