Immunizations Are for Everyone

Por/By Dra. Susan Nelson

 

Los nuevos padres enfrentan muchas tareas desalentadoras, incluida la de proteger a sus hijos de gérmenes.

Como médico, he escuchado a los padres expresar muchas razones por las que retrasan o rechazan las vacunas de sus hijos. Muchos piensan que el saneamiento moderno nos protege de enfermedades antiguas como la poliomielitis y el sarampión. A algunos les preocupa que sean “demasiadas vacunas” para el sistema inmunológico de su bebé. Otros han escuchado rumores de que las vacunas causan autismo.

Pero los rumores sobre las vacunas y el autismo se basan en el hecho de que muchos niños son identificados como autistas durante el rango de edad de 15 a 24 meses, que también es cuando la mayoría de los niños reciben su vacuna contra el sarampión. La asociación ha demostrado ser falsa una y otra vez en grandes estudios médicos con cientos de miles de niños. Debido a que no entendemos qué es lo que causa el autismo, se volvió fácil culpar a la vacuna.

Recuerda, las vacunas no son sólo para los niños. A mis pacientes siempre les digo que, la próxima vez que usen un carrito en Kroger (o en cualquier otra tienda o supermercado), piensen en la última persona que lo usó. Los adultos necesitan un refuerzo contra el tétanos cada 10 años, y los adultos mayores necesitan vacunas contra la neumonía y el herpes zóster.

Pregúntale a tu proveedor de atención médica qué vacunas puedes necesitar y anima a tus familiares y seres queridos a hacer lo mismo.

Soy la Dra. Susan Nelson y trabajo con Church Health.

 

ENGLISH:

 

New parents face many daunting tasks, including protecting their little ones from all those germs out there.

As a doctor, I’ve heard parents express many reasons for delaying or refusing vaccinations for their children. Many think modern sanitation protects us from old diseases like polio and measles. Some worry that there are “just too many shots” for their infant’s immune system. Others have heard rumors that vaccines cause autism.

But the rumors about vaccines and autism are based on the fact that many children are identified as autistic during the 15 – 24-month age range, which is also when most children receive their measles vaccine. The association has been proven false over and over again in large medical studies with hundreds of thousands of children. Because we don’t understand what causes autism, it became easy to blame the vaccine.

Remember, shots are not just for kids. I tell my patients, next time you use a grocery cart at Kroger, think about the last person who used it. Adults need a tetanus booster every 10 years, and older adults need vaccines against pneumonia and shingles.

Ask your health care provider about what shots you might need, and encourage your family members and loved ones to do the same.

This is Dr. Susan Nelson for Church Health.