Survive the Summer: 3 Tips to Make Vacation Work for You

 

Por/By Angela Stancil MS, RD, LDN

 

Las vacaciones son un tiempo para disfrutar. Has trabajado duro durante todo el año y te mereces un tiempo para disfrutar con tu familia y los amigos. Pero, si bien es cierto que te mereces ese descanso, no permitas que el sacrificio que has hecho hasta ahora -con dietas y ejercicio- se quede en el olvido. Aquí hay tres consejos que te ayudarán a mantenerte en forma mientras disfrutas de la diversión bajo el sol del verano.

¡Mantente hidratada(o)! La mayoría de las personas no beben suficiente agua como deberían. Si al calor del verano le sumas la humedad y algunos cócteles, tendrás la receta para una deshidratación muy peligrosa. El agua es tu mejor amiga durante los meses de verano. Ponte como meta beber tanta agua como puedas a lo largo del día. Elige las bebidas azucaradas con menos frecuencia (o trata de evitarlas, si puedes), ya que éstas pueden empeorar los efectos de la deshidratación y aumentar la sed. Recuerda que, para cuando tengas sed, probablemente ya estés deshidratada(o). Así que, ¡presta atención a las señales! La deshidratación puede causar mareos, dolores de cabeza, latidos cardíacos rápidos, somnolencia, desmayos y respiración superficial.

Come frutas y verduras cada vez que puedas. El calor del verano ofrece la oportunidad perfecta para comidas ligeras y bocadillos. Ya sea que te quedes en casa o estés viajando por el mundo, asegúrate de incluir frutas y verduras en cada comida. Además de proporcionar nutrientes muy necesarios, las frutas y verduras están llenas de fibra y pueden ser muy hidratantes.

Mantente activa(o). Aunque muchos de nosotros consideramos que las vacaciones son un tiempo para estar relajados, asegúrate de hacer algo de ejercicio de vez en cuando. Ve a nadar, da un paseo con los niños o reserva una excursión en la cual tengas que caminar un poco (o mucho, si quieres). La actividad física tiene efectos positivos en la salud del corazón, el control de la glucemia y el estado de ánimo, por lo que es esencial para cualquier plan de buena forma física.

 

ENGLISH:

 

Vacations are a time to indulge. You’ve worked hard all year and you deserve some time to enjoy family and friends. But while it’s important to treat yourself, don’t let the work you’ve done fall by the wayside. Here are three tips to help you stay on track while enjoying some fun in the summer sun.

Hydrate! Most people don’t drink nearly enough water as they should. Add in summer heat, humidity and a few cocktails and you have a recipe for some very dangerous dehydration. Water is your best friend during summer months. Make it a goal to drink as much as you can throughout the day. Choose sugar sweetened beverages less often (or not at all) as sugary drinks can worsen the effects of dehydration and increase thirst. Remember, by the time you’re thirsty you’re probably already dehydrated. So, pay attention to the signs! Dehydration can cause dizziness, headaches, rapid heartbeat, sleepiness, fainting, and shallow breathing.

Sneak in fruits and veggies every time you can. The sticky summer heat provides the perfect opportunity for lighter meals and snacks. Whether you’re staying home or traveling the globe, make sure to include fruits and vegetables with every meal. Besides providing much needed nutrients, fruits and vegetables are packed with fiber and can be very hydrating.

Do something active. Although many of us consider a vacation to be time spent lounging carefree, be sure to take breaks for activity. Go for a swim, take a stroll with the kids, or book an excursion that requires you to move. Physical activity has positive effects on heart health, blood sugar management, and mood, making it essential to any good fitness plan.